Crece el número de muertos en la provincia de Buenos Aires

  Mientras todos los días crece el número de muertos por la inseguridad en la provincia de Buenos Aires, los grandes ausentes en hacerse cargo son la gobernadora María Eugenia Vidal y el Ministro de seguridad Cristian Ritondo, la primera es la cabeza del ejecutivo bonaerense y superior del ministro de seguridad que ha demostrado una gestión ineficiente sostenida solo por un marketing de prensa muy clásico del PRO en su estrategia que trasladó a CAMBIEMOS.

No solo ha crecido el número de víctimas civiles de la inseguridad, sino que la gestión ha tenido en el 2017 un elevado número de policías asesinados y otros que han quedado con discapacidad física, perdiendo su carrera policial y su salud.

El caballito de batalla mediático que ha servido para engañar al público sobre el «éxito» de una gestión manchada de sangre ha sido el supuesto combate a las mafias, para sostener semejante mentira es necesario mostrar la detención de ciertos «personajes» populares en donde megaoperativos impacten de tal manera que generen días de horas en los medios hablando sobre esos «intocables» llevados ante la justicia.

Lo que los medios no dicen, lo que los medios no investigan es los vínculos que llevaron a que esos personajes gozaran durante años de esa impunidad, como en una burda partida de ajedrez, se realizan sacrificios que no siempre conducen en el juego a la victoria y que bien se pueden aplicar a la vida real.

Para que se entienda, lo hecho a la fecha es insuficiente y muy ineficiente.

En la provincia de Buenos Aires, los allanamientos suelen tener una cobertura fílmica casi cineasta, que con el paso de los días se diluye, en una editorial anterior, ponía de relieve la escasa producción policial de las ex DDI o policías de investigaciones, las cuales de trabajar con eficiencia harían bajar de manera notable la comisión de delitos, muchos de los cuales tienen conexión con el abuso de drogas, el robo violento de vehículos, la modalidad «motochorros» y las entraderas.

Falta una política seria en materia de inseguridad, es responsabilidad de la gobernadora mejorar no solo el trabajo policial, sino también ocuparse del trabajo de los funcionarios judiciales, grandes responsables de las reincidencias de los delincuentes sea por excarcelaciones express, sea por la falta de seguimiento de los procesados y condenados muchas veces inmersos en un sistema penitenciario corrupto e ineficiente en cuanto a la recuperación de los imputados para que se reincerten en la sociedad.

Falla la prevención, la investigación y la toma de medidas serias para combatir la inseguridad, los resultados, las estadísticas así lo demuestran, pero lo grave, lo relevante es la terquedad de los políticos en no trabajar con equipos o asesores con la experiencia y el valor de llevar adelante un trabajo responsable.

Se votan mejorar en la asistencia a las víctimas de delitos, se firman acuerdos de cooperación entre gobiernos, pero en la realidad esas mejoras no ocurren, las causas siguen sin resolverse y lo que es peor, la calle cada día es más violenta.

 

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *