Condenaron a dueños de una agencia de lotería por apropiarse de un billete ganador

agencia-de-loteríaLos propietarios de un local oficial de Lotería Nacional ubicado en Capital Federal deberán indemnizar a dos hermanas, por haber cobrado el premio de un billete que las mujeres nunca recibieron.

La historia comenzó hace casi 17 años pero se resolvió judicialmente en el arranque de 2013: la Justicia condenó a los dueños de una agencia de lotería por «robarse» un billete ganador que había sido reservado.

El 4 de septiembre de 1995, las hermanas estafadas, habituales clientas de la agencia, se presentaron en el local y compraron el billete número 20237 para la jugada del día 9, y dejaron reservado el mismo número para los sorteos del 16, 23 y 30 del mismo mes.

Las mujeres le explicaron al dueño del comercio que en esas fechas estarían de viaje en los Estados Unidos y que al volver pasarían a pagar la jugada y conocer si el billete había salido ganador.

Al regresar las hermanas se presentaron en la agencia, pero les informaron que los billetes que reservaron habían sido vendidos a otras personas, por lo que no tenían nada que abonarles.

En esa agencia habían retirado el número ganador del día 16, pero en otro local (las mujeres) constataron que el billete que habían reservado ganó 200 mil pesos. Y también determinaron que el dinero lo había cobrado la novia del hijo del dueño de la agencia en la que habían apostado, según estableció la Justicia.

Así, iniciaron una demanda por daños y perjuicios contra Lotería Nacional, los dueños de la agencia y la mujer que cobró el premio, a quienes además denunciaron penalmente.

La Justicia consideró que las mujeres habían sido engañadas por los dueños de la agencia y los condenó a indemnizarlas por daños y perjuicios.

No solo fueron responsabilizados en lo civil, sino que el Tribunal Oral Criminal 3 condenó a los dueños de la agencia, padre e hijo, y a la novia de este último por el delito de «defraudación por administración fraudulenta».

Los camaristas Ricardo Guarinoni, Alfredo Gusman y Santiago Kiernan les otorgaron a las hermanas una indemnización de 141 mil pesos por daño material, 35 mil por daño moral más los intereses a contar desde el 27 de septiembre de 1995, cuando se pagó el billete ganador, lo que hace un monto total de más de $200.000.

Los jueces Gusman y Kiernan rechazaron la demanda contra Lotería Nacional, al considerar que el organismo tiene prohibida la reserva de billetes y que la relación entre las apostadoras y la agencia es «en el marco del derecho privado, ajeno al ámbito del ente organizador de la actividad».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *