Condenaron a 8 años y medio de cárcel a un padre que golpeó a una docente

Cinzia-Pellegrini   La víctima fue una vicedirectora que estuvo once días internada a raíz de la golpiza. “Fallo ejemplificador”, dijo la mujer.

En un «fallo ejemplar», un hombre fue condenado a ocho años y seis meses de prisión por haber intentado matar a golpes de puño y patadas en la cabeza a la vicedirectora del colegio al que concurría su hija.

La pena recayó sobre Gustavo Daniel Garay, de 50 años, quien había llegado al debate en libertad pero hace una semana quedó detenido por orden del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 5 de San Isidro, tras un adelanto de veredicto.

«Se trata de la primera vez que una persona que agrede a una docente en la provincia de Buenos Aires recibe esta condena ejemplificadora y por eso estoy contenta», dijo a la agencia Télam la víctima, Cinzia Pellegrini, de 51 años.

La sentencia se produce en medio de un debate en la legislatura bonaerense, donde el gobierno de María Eugenia Vidal busca sancionar un proyecto de ley que contempla penas de hasta 60 días de cárcel y sanciones económicas de hasta $ 30.000 para familiares de alumnos que maltraten, insulten o agredan a docentes y no docentes.

Todo comenzó en mayo de 2014, cuando Garay amenazó a una docente de la escuela N°503 de Tigre con una llave inglesa porque supuestamente su hija -con capacidades especiales- era golpeada.

En octubre de ese año, el padre mantuvo una reunión con el gabinete técnico del colegio 503, donde luego ocurrió el ataque a Pellegrini. Allí, amenazó con matar a tiros a las tres licenciadas después de ir a «una villa a comprar una pistola nueve milímetros». Las educadoras no radicaron la denuncia por «temor».

El 3 de marzo de 2015, el acusado llevó a su hija al primer día de clases en el mismo establecimiento educativo y, de acuerdo a otras madres que declararon durante el debate, cuando ella salió él le preguntó si una maestra la había golpeado, a lo cual le respondió que «no».

Sin embargo, Garay pidió hablar con una autoridad del colegio por lo que la vicedirectora Pellegrini intentó mantener un diálogo con el padre. DE inmediato, la docente recibió una trompada que le fracturó el pómulo izquierdo y, al caer contra el piso, también le fracturó el derecho.

Según los testimonios suministrados en el juicio, el detenido comenzó a golpearla en la cabeza con sus borceguíes con punta de acero hasta que otras maestras y porteras de la escuela pudieron rescatarla.

La docente también sufrió el hundimiento del occipital izquierdo y un edema cerebral, entre otras lesiones, por lo que fue operada de urgencia por los médicos de un hospital zonal que le hicieron un drenaje en el cráneo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *