Comparan el hospital psiquiátrico de Bell Ville con un «campo de concentración»

Hospital-Bell-Ville-01La legisladora cordobesa Liliana Montero divulgó una serie de fotos que muestran el horror que padecen los internos. En diálogo, denunció que «las cloacas rebalsan y hay nidos de ratas».

Montero, del Frente Cívico, confirmó a este medio que hoy a la mañana se presentó ante la Fiscalía General, donde denunció las condiciones en las que viven los pacientes del Hospital Domingo Ceballos de la ciudad de Bell Ville. “También no reunimos con la fiscal para detallarle el horror que vimos y vivimos en una recorrida por el lugar”.

“Esto es un verdadero campo de concentración, con pacientes desprovistos de su dignidad y su humanidad”, resumió su impresión la legisladora. “Además del problema edilicio, el tema es que a las personas se las trata como objetos. Necesitamos instalar este tema en la agenda”, reflexionó.

La diputada provincial enumeró las deficiencias que se pueden comprobar en una serie de fotos que divulgó a la prensa (ver galería relacionada). Y recordó: “Primero ingresamos a la cocina. Allí vimos desde cloacas que rebalsan hasta nidos de murciélagos. Y en el medio de eso, mujeres cocinando”.

Montero también contó que tuvo que salir tres veces del pabellón de hombres por el “olor nauseabundo”. Y que cuando pensaba que ya lo había visto todo, se encontró con una serie de “mujeres desprovistas de su feminidad”. Dijo que le explicaron que a las pacientes se las rapa por una cuestión sanitaria, para evitar los piojos. Pero no se conformó. “Que nos digan que no hay shampoo es un acto hipócrita de funcionarios sinvergüenzas”, sentenció.

También hay un argumento práctico: las enfermeras no dan abasto. En efecto, hay tres a la mañana y dos a la tarde y a la noche por cada 70 pacientes. Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda 1 cada 8.

Si las fotos son funestas, la realidad es diez veces más, porque hay que sumarle la vista, el olfato, el tacto”, concluyó la legisladora, que en su presentación judicial acusó al gobernador José Manuel de la Sota, su equipo de salud, un juez, un fiscal y a “todo funcionario con grado de responsabilidad”.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *