Clausuraron el Centro Cultural Konex y otros dos espacios de arte

Centro-KonexEs porque encontraron problemas con los planes de evacuación. La Legislatura aprobó una ley que los protege, pero aún no entró en vigencia. Desde el Konex dijeron que ya se presentó la documentación en regla.

El 2015 recién empezó pero ya trajo medidas que repercutieron en el ámbito de la cultura. En el último fin de semana el Gobierno porteño inspeccionó 98 espacios y clausuró nueve. Entre los lugares obligados a cerrar sus puertas hay tres referentes: Ciudad Cultural Konex, Makena y Salón Pueyrredón. La medida generó polémica porque ocurrió a un mes de la aprobación -aún no entró en vigencia- de la ley de centros culturales que fue votada para otorgarles un marco legal y evitar clausuras injustificadas.

La Agencia Gubernamental de Control (AGC) encabezó los operativos de nocturnidad que derivaron en los cierres. El último ocurrió este sábado, cuando inspectores se presentaron en la ex fábrica de aceite del Abasto y decidieron clausurarlo. «No presentaron el plan de evacuación que deben tener todos los lugares que hacen shows en vivo. Es un elemento indispensable», dijeron desde la AGC. En tanto, desde el Konex desmintieron que el plan no estuviese. «Sólo faltaba una firma en un papel», desdramatizaron.

El documento fue presentado en forma completa este martes en las oficinas de la agencia, con lo que se elevó el levantamiento de la clausura, que se concretará entre las 48 y 72 horas. De todas formas, la disposición gubernamental afectó la presentación de la temporada de verano, que incluía las actuaciones de Poncho, Banda de Turistas, Barco, Callate Mark y Boomerang.

La situación de Makena es distinta. La clausura se determinó el 9 de enero. En su caso, según indicaron desde la AGC, los planos presentados no coincidían con los suministrados a la hora de la habilitación. Mientras que, el Salón Pueyrredón «desarrollaba recitales cuando no estaba habilitado para hacerlo».

En 2014, el Gobierno porteño cerró más de 20 centros culturales autogestionados alegando problemas de seguridad. La medida provocó manifestaciones y proyectos de ley para regularizarlos.

El 18 de diciembre los legisladores aprobaron por unanimidad una ley que crea la figura legal del centro cultural como espacio destinado a «manifestaciones artísticas de cualquier tipología», al tiempo que establece categorías de acuerdo a la capacidad de concurrentes e impide que sea el baile la principal actividad a desarrollar. La norma aún espera su entrada en vigencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *