Chubut: Trabajadores de Trevelin denuncian “aprietes”

  “Hay un malestar general por el acuerdo salarial y ejercimos el derecho a huelga”, sostuvo Antonio Osorio, secretario general del Sindicato de Obreros y Empleados Municipales, quien dijo que “varios compañeros recibieron aprietes”.

El Sindicato de Obreros y Empleados Municipales de Esquel y Zona Oeste había iniciado una retención de servicios en la Municipalidad de Trevelin por 48 horas, en reclamo de negociaciones salariales con el Ejecutivo, pues lo acordado por el Sindicato de Obreros y Empleados Municipales de Trevelin no convencía, más aún atendiendo la disconformidad de sus afiliados. Pero, este mediodía, la Delegación Regional de la Secretaría de Trabajo declaró la conciliación obligatoria por 15 días hábiles.

Según publicó Diario Jornada, el descontento del gremio de Esquel es porque su par, el SOEMT, arregló un incremento del 10 por ciento para el segundo semestre en dos cuotas de 5 por ciento en octubre y noviembre. Antonio Osorio, secretario general del SOEME, destacó que es insuficiente porque los trabajadores perdieron mucho poder adquisitivo.

Por su parte, el intendente Omar Aleuy -en la reunión- desconoció la legalidad del sindicato para representar a empleados del municipio de Trevelin, lo que enojó a la conducción. Mientras se desarrollaba la medida de fuerza, la Policía armó un cordón en el ingreso al edificio municipal, con presencia en el interior de las instalaciones.

En diálogo con FM Tiempo Esquel, Osorio destacó que a la medida se había plegado una importante cantidad de trabajadores, a la espera que el Ejecutivo los convocara a renegociar el acuerdo. “Hay un malestar general por el acuerdo salarial y ejercimos el derecho a huelga”, agregó al tiempo que denunció: “Varios compañeros recibieron aprietes, diciéndoles que se atengan a las consecuencias, algo inadmisible en democracia”.

Además, el dirigente rechazó que se tome como “normal” el manoseo y el maltrato a los trabajadores municipales, con salarios en algunos casos de menos de 4.000 pesos mensuales. Asimismo, sugirió que la maniobra de asustar a los empleados es una decisión política del intendente Aleuy, que ejecutan sus funcionarios.

“No vamos a permitir aprietes ni amenazas”, aclaró Osorio, quien indicó que si continúan esas actitudes de las autoridades municipales decidirán nuevas medidas de fuerza. “Se tiene que terminar que gobiernen como patrón de estancia”, ponderó.

La Secretaría de Trabajo, a cargo de Martín Piva, convocó a las partes a conciliación obligatoria. Se insta a encontrar un entendimiento dentro del plazo legal fijado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *