Caso Yamila: Cayó en Panamá proxeneta de Lanús y dictaron preventiva a 4 policías

esposado-espalda  El propietario de al menos un prostíbulo en Lanús fue detenido por Interpol en un aeropuerto de Panamá, país donde se encontraba prófugo. Ahora se espera que sea extraditado. El hombre, según la investigación judicial, era socio de “Yamila”, histórica proxeneta del sur del Conurbano, quien aún permanece prófuga. En esta causa ya les dictaron la prisión preventiva a un comisario, tres oficiales de la Bonaerense y otros tres hombres.

Fuentes judiciales informaron que David Samuel Moreno estaba prófugo desde hacía casi un mes, cuando cayó el resto de la banda que regenteaba y, en el caso de los policías, había encubierto, un conocido prostíbulo de Lanús.

Los investigadores tenían el dato de que se encontraba en el exterior. “Cuando se allanó su departamento en Capital se encontró una constancia marítima de Panamá que lo autorizaba a conducir barcos”, señalaron a DiarioConurbano.com.

Ahora, en dos meses, deberá resolverse el pedido de extradición de Moreno para ser sometido al proceso por explotación de la prostitución que se lleva adelante en los Tribunales de Lomas. Su detención fue efectivizada por Interpol luego de que volviera a Panamá por no permitírsele el ingreso a México.

La investigación de la fiscal María Delia Recalde, titular de la UFI 9 de Lomas de Zamora, especializada en Trata y Delitos Sexuales, le apunta a Yolanda del Carmen Torino, alias “Yamila”, propietaria de un prostíbulo de Lanús y otro de Avellaneda, junto al ahora detenido Moreno.

El juez de Garantías 3 de Lomas de Zamora, José Luis Arabito, les denegó la excarcelación a los detenidos por esta causa: cuatro policías y tres civiles.

Esta decisión del magistrado, le dio luz verde a Recalde para avanzar y entonces la fiscal pidió la prisión preventiva del comisario Roque Lizzano, titular del CPC de Lanús, los policías Roberto Burgos, Darío Belcastro y Ariel Comba, el abogado Daniel Morales y Manuel Contardo, hermano de “Yamila”.

“Yamila” tiene más de 60 años y ha sido dueña de prostíbulos en Lanús y Avellaneda durante muchos años, inclusive llevaban su apodo. Desde hacía algunos años sólo tenía el que generó esta causa judicial, en Yrigoyen al 3000, en Lanús.

De acuerdo a la investigación, se determinó que en 2014 “Yamila” junto David Moreno, alias “El Colo”, y a Manuel Contardo, regenteaban un prostíbulo, ubicado en la avenida Yrigoyen al 3000, en Lanús. En el lugar explotaban económicamente el ejercicio de la prostitución de al menos 15 mujeres. En setiembre de ese año, en ese prostíbulo fue Norma Julien, quien se encontraba a cargo del lugar.

La causa continuó y se profundizó a partir de esa investigación. Entonces empezaron a aparecer en escena policías de la Comisaría 1era de Lanús y el cuestionado juez Correccional de Lomas de Zamora Rubén Baca.

Según se determinó, la detención de Julien hizo también que se presentara en la fiscalía Daniel Morales, abogado, argumentado que él le había alquilado el local donde funcionaba el prostíbulo a la detenida. En realidad, la documentación que presentó era falsa pero logró engañar a un juez de Garantías y recuperar por un tiempo el lugar para que continuara funcionando como prostíbulo.

En julio de 2014, el comisario Lizzano estaba al frente de la Comisaría 1era de Lanús. Allí, los policías Burgos y Belcastro dijeron haber recibido un llamado anónimo en el que se denunciaba el funcionamiento de varios prostíbulos en Lanús y Remedios de Escalada.

Lejos de dar intervención a la UFI 9, especializada en estos delitos, los efectivos policiales le comunicaron en persona lo denunciado al juez Correccional 5 de Lomas, Rubén Baca. Llamativamente, el magistrado tampoco informó a la fiscal Recalde y libró órdenes de allanamiento.

Todos los prostíbulos allanados estaban cerrados menos el de Yrigoyen al 3000. Allí, los policías dijeron haber hecho una profunda requisa y haber determinado que el lugar era regenteado por dos mujeres. La investigación de Recalde determinó, a través de los propios testigos del procedimiento, que no existió tal requisa y que en el lugar estaban presentes “Yamila”, su socio David Moreno y el comisario Lizzano. Todo esto no se plasmó en el acta de procedimiento.

No sólo eso. Las dos mujeres que estaban en el lugar reconocieron haber sido llamadas por la propia “Yamila”, poco antes del procedimiento, para que se pusieran al frente del local, asegurándoles: “va a venir la policía, pero no pasa nada porque está todo arreglado”.

Los allanamientos de julio pasado en el que se detuvieron a los acusados incluyeron una vivienda que “Yamila” utilizaba para “fiestas privadas”, en Avellaneda.

En su requerimiento de prisión preventiva – que deberá decidir si avala o no el juez de Garantías Arabito – Recalde imputó a Contardo por “promoción facilitación de la prostitución y explotación económica de la prostitución ajena”; a Morales por facilitación de la prostitución ajena y participación necesaria en la explotación económica de la prostitución ajena”; a Burgos por “incumplimiento de los deberes de funcionario público, participación necesaria en la explotación económica de la prostitución ajena agravada, falsedad ideológica y falso testimonio agravado”, a Belcastro por “incumplimiento de los deberes de funcionario público, participación necesaria en la explotación económica de la prostitución ajena agravada, falsedad ideológica y falso testimonio agravado”; a Lizzano por “incumplimiento de los deberes de funcionario público, participación necesaria en la explotación económica de la prostitución ajena agravada, y falsedad ideológica”; y a Comba por “falsedad ideológica y falso testimonio agravado”.

 

Fuente: Diario Conurbano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *