Casación condenó a los hermanos Vicente por el asesinato de Klodczyk

Juan-Carlos-Klodczyk  Habían sido absueltos en el juicio oral. “Ojalá que les den la pena que se merecen”, reclamó Sara Avallay, la madre de la víctima.

El fallo fue dictado por la sala I de Casación Penal Bonaerense, que consideró que Daniel Alejandro Vicente (36) y Adrián Silvio Vicente (30) son responsables del delito de “homicidio en ocasión de robo”.

Los jueces ordenaron además que el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 2 de Lomas de Zamora fije una pena a los ahora condenados, la cual deberá ser de entre 10 y 25 años, que es lo estipulado por el Código Penal para este delito.

La causa debe volver al tribunal oral para que se realice una audiencia en la que las partes deberán solicitar las penas y los jueces condenar y, eventualmente, ordenar la detención de los acusados.

Tras conocerse el fallo de Casación, Sara Avallay, la madre de Juan Carlos, quien expresó: “Todavía estoy un poco nerviosa por la novedad. No esperaba una cosa así. Me acordé de todo lo que pasó, de la perdida de mi hijo. Estoy impactada”.

Indicó, asimismo, que espera que “haya justicia” y les den a los hermanos Vicente “la pena que se merecen”. “Mi hijo ya está muerto pero quiero que ellos paguen por lo que hicieron. Lo mataron por matar”, recordó.

Por su parte, el abogado de la familia Klodczyk, Fabio Scladman, resaltó que el fallo de Casación representa “un giro de 180 grados” y estimó que la audiencia en el TOC 2 “no tendría que demorar más de 15 días”.

Ocurrió el 12 de diciembre de 2011, cerca de las 12.30, cuando el Subcomisario acompañó al banco a su tía Alicia, viuda del ex jefe de la Policía Bonaerense Pedro Anastasio Klodczyk. La mujer retiró 12.000 pesos de su pensión y luego ella y su sobrino fueron a almorzar a una parrilla.

Tras estacionar el auto, ambos descendieron y caminaron hacia el local, situado en Esquiú y avenida Perón, de Lanús, donde tres hombres armados descendieron de una Chevrolet Meriva y de una moto e interceptaron al policía (que estaba de civil).

Mientras la tía, que llevaba el dinero, salió corriendo rumbo a la parrilla, el efectivo se resistió al robo al dar la voz de alto, y los delincuentes, al verse sorprendidos, le dispararon en la cabeza, espalda y brazo y luego lo remataron en el piso. Finalmente, los ladrones escaparon sin robar nada.

Los hermanos Vicente llegaron al juicio detenidos, pero la Fiscal Marcela Dimundo consideró que las pruebas recolectadas en el debate no eran suficientes y no los acusó.

Los familiares, en tanto, habían reclamado una pena de 25 años de cárcel.

Las pruebas más relevantes contra los imputados son que sus celulares y el de Hernán Ramírez, un tercer acusado que murió en un tiroteo con la Policía cuando estaba prófugo, fueron ubicados operando con antenas correspondientes al banco al que había concurrido la víctima y al lugar del crimen.

Además, un comerciante que conocía a los hermanos reconoció al menor de ellos en una de las imágenes captadas por las cámaras del banco, mientras que el director de seguridad de la sucursal vio a Adrián Vicente junto al luego fallecido Ramírez en el interior de la entidad el día del hecho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *