Casación anuló la sentencia que declaró inimputable al tirador de Belgrano

El máximo tribunal penal del país criticó la valoración de las pruebas que hicieron los miembros del tribunal oral Nº 12, que ordenaron internar a Martín Ríos en el hospital Borda. Y ordenó que se lleve a cabo un nuevo juicio. Pero antes debería pronunciarse la Corte Suprema.

La Cámara Nacional de Casación Penal anuló parcialmente el fallo que declaró «inimputable» a Martín Ríos, conocido como «el tirador de Belgrano», quien de esa manera había evitado una condena por el homicidio del joven Alfredo Marcenac y el intento de matar a otras 11 personas.

La Sala III del tribunal, en fallo dividido, anuló el fallo dictado el 1 de julio del año pasado por el Tribunal Oral Nº 12 y dispuso la realización de un nuevo juicio contra Ríos, quien permanece internado desde hace varios años en el hospital Borda. Pero antes debería pronunciarse la Corte Suprema.

El fallo suscripto por los camaristas Eduardo Riggi y Liliana Catucci, con la disidencia de Angela Ledesma, dispone «anular parcialmente el pronunciamiento dictado por el Tribunal Oral en lo Criminal número 12 y el debate oral y público celebrado exclusivamente en orden a la cuestión vinculada con la imputabilidad del encausado».

La anulación del fallo se basó en la valoración de las pericias que hicieron los integrantes del Tribunal Nº 12. Los camaristas no excluyeron que Ríos pudiera ser, efectivamente, inimputable: «más allá del acierto o no de la conclusión a la que arribó el tribunal oral, lo cierto es que de la lectura del pronunciamiento recurrido se advierte que el sentenciante sostuvo que las pericias de los especialistas obrantes no se contraponen sino que se complementan con el informe y las evaluaciones de las psicólogas forenses», dijeron.

Y agregaron: «advertimos que el sentenciante no efectuó un análisis pormenorizado de numerosas constancias obrantes en el legajo de salud del imputado, así como de otras piezas procesales».

Por esos motivos, la Cámara de Casación decidió remitir las actuaciones a la Secretaría General de la Cámara, que deberá sortear un nuevo tribunal.

Pero antes debería intervenir la Corte Suprema, que ya tiene dicho que cuando un juicio oral se anula por causas que no pueden ser achacadas al acusado, no se lo puede volver a perseguir penalmente porque de esa manera se estaría violando el principio «ne bis in idem» (nadie puede ser juzgado dos veces por el mismo delito).

En este caso, las fallas que llevaron al dictado de la nulidad del fallo son atribuidas a la Justicia y no a Ríos o a su defensa, por lo que -en definitiva- será la Corte la que deberá determinar si habrá o no un nuevo juicio.

En julio del año pasado los jueces Ana Dieta de Herrero, Alfredo Rizzo Romano y Carlos Bruno, en voto unánime, resolvieron que Ríos no recibiera una condena y fuera trasladado a la Unidad número 20 del Servicio Penitenciario Federal, que funciona en el Borda, por el tiempo que demande el tratamiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *