Carrefour en plan de achique pone en riesgo mas de 3000 fuentes de trabajo

   Los trabajadores denuncian un inminente cierre del Hiper Warnes, ubicado en la ciudad de Buenos Aires. Un plan de ajuste aún mayor suena en los pasillos del gobierno y del sindicato encendiendo las alertas.

Si bien hace rato viene sonando fuerte el plan de ajuste que empieza a llevar adelante Carrefour, uno de los mas grandes empleadores privados del país, todo parece indicar que se vienen horas decisivas y casi estaría confirmado el cierre del hiper ubicado en el porteño barrio de Agronomía, conocido como el hiper de Warnes.

Mario Amado, delegado de la Comisión Interna de la sucursal mencionada, dialogó con Info Gremiales al respecto “…la situación es crítica, sabemos que la empresa ha intimado al desalojo a los locales comerciales que funcionan dentro del hiper para fin de este mes (de hecho ya ha dejado de funcionar uno de ellos) como también sabemos que los directivos de Carrefour están manifestando tanto en el gobierno como ante el sindicato que es inminente el inicio de un ajuste que puede darse por reubicaciones, despidos y/o retiros voluntarios, pero para nosotros es claro que si cierran Warnes la gran mayoría de los trabajadores de la empresa se quedan sin laburo”.

Carrefour viene realizando un ajuste de hecho en los últimos años puesto que, a pesar de la expansión de los locales de proximidad y la absorción de Eki, han pasado de los 21000 trabajadores del 2015 a aproximadamente 19000 hoy.

Del mismo modo, fuentes consultadas afirman que INC SA (la empresa que es dueña de la cadena de retail) ya había presentado un plan de achique de 3000 trabajadores que luego de algunas conversaciones tanto con el sindicato como con actores del gobierno reconvertían en 1000 despidos voluntarios. Sin embargo, este número sólo atañe a los empleados de Carrefour, pero la enorme cantidad de tercerizados que se vinculan con cada sucursal (seguridad, limpieza, locales comerciales, etc) hacen que cualquier cierre de los grandes locales afecte a por lo menos 300 familias.

“Los trabajadores venimos haciendo el ajuste hace rato…”, expresó Amado al contar que por aceptación de los regímenes de trabajo que exige la empresa (la polivalencia, la rotación de horarios, etc) ésta “…no puede decir que los trabajadores no acompañan con sus esfuerzos a la empresa”. Asimismo, reconoció el mal momento comercial y financiero de Carrefour pero adjudicó el mismo, principalmente, a gestiones deficientes de la conducción de la empresa, dónde cabe recordar que recientemente fue corrido su CEO local para ser reemplazado por un directivo proveniente de Francia.

“Si cierra Warnes se pierden 130 puesto de la empresa y otro tanto de los prestadores de servicios vinculados con el hiper, vamos a hace hasta lo imposible para bancar las fuentes de trabajo”, finalizó el delegado gremial. Lo cierto es que Carrefour tiene decidido el ajuste, sólo queda saber cómo y dónde bajará el martillo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *