Cambios, retiros y reestructuración en la Policía Bonaerense

Vidal,-Ritondo-y-Jefes-poli Con la intención de demostrar gestión, la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, asesorada por su equipo en materia de seguridad, llevará adelante una profunda reestructuración de la fuerza policial más grande de la Argentina, la misma incluye el pase a retiro de Oficiales Superiores y la unificación de superintendencias, lo que derivará en el regreso de las Jefaturas Departamentales.

La reforma más relevantes es la obligación de presentar declaración jurada por parte de los Oficiales Jefes (Subcomisarios y Comisarios) y los Oficiales Superiores (Comisario Inspector, Comisario Mayor y Comisario General), dichas declaraciones juradas podrán ser consultadas por cualquier ciudadano ya que se cargarán en la Web para consultas online.

En la actualidad, existen 44 Superintendencias que atribuyen a la atomización de la información de inteligencia criminal y, a la vez, concentran el poder en pocos nombres vinculados al ex jefe de la Policía, Hugo Matzkin. Fuentes del entorno del actual gobierno indicaron que en marzo ese número bajará a veinte debido a que se unificarán las dependencias creadas en la gestión de Daniel Scioli.

Otro cambio importante será el traspaso de las policías locales a la órbita municipal. Serán los intendentes quienes comanden las fuerzas comunales y ya no dependerán de la cartera de Seguridad Bonaerense. Esta medida busca reforzar la presencia de efectivos en las calles y continuar una política de proximidad.

Según indica el sitio web del ministerio, las autoridades están “en adecuación” y fuentes policiales detallaron que los responsables de las principales dependencias pueden variar de un día a otro. Ningún nombre está confirmado para su continuidad, a excepción del actual Jefe y Subjefe de la bonaerense, Pablo Bressi y Fabián Perrone, respectivamente, y el Comisario General Claudio Fuentes, al frente de la División de Drogas.

Las fuentes indicaron que la reestructuración prestará especial atención al narcotráfico y estará basada en cuatro ejes: el primero, estructural; el segundo tiene que ver con una fuerte capacitación de la fuerza; el tercero con la incorporación de tecnología que requerirá una fuerte inversión y será implementada de forma gradual; y el último punto se abocará al resguardo de la vida del personal policial.

En este último punto, Ritondo se aseguró de dotar con un chaleco antibalas a cada uno de los 11 mil efectivos que participan del Operativo Sol. La carencia de recursos es uno de los mayores problemas que afronta la Bonaerense.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *