CAMBIEMOS y la hipocresía por la inseguridad

Si te conmueve el llanto del marido de María de los Ángeles Caccone, asesinada en San Justo, por solo 40 mi pesos, mientras escuchas a los operadores de siempre que el gobierno quiere hacer una Ley para los motochorros, que tenga penas duras, no te olvides quienes son los verdaderos responsables.

Mauricio Macri frenó el Código Penal actualizado por cuestiones electorales, así que que ahora se queje de los jueces y diga que van a enviar una Ley, es tomarte de boludo y usar el dolor con oportunismo político. Por otro lado, si Diego Santilli dice que no saben cómo trabajar el tema de los motochorros, entonces que renuncien y se dejen de joder, gastan millones por mes en asesores que no saben y no entienden nada del tema.

En la provincia de Buenos Aires, la estadística de muertos por DÍA AUMENTÓ, mientras Ritondo y Vidal te cuentan que enfrentan a las mafias?? jajaja basta de gastar fortunas en prensa berreta y en búnker truchos, circulan miles de kilos de droga por la provincia y los payasos te dicen secuestramos 5 mil dosis de paco, que no llegan a pesar 500 gramos, si a vos te gusta que te tomen de boludo y protestas sin pensar cuando te toque JODETE, esto no cambia escribiendo en las redes, cambia si hacemos en lugar de solo decir.

La gente dice señor presidente cambie las leyes, ERROR, si el principal problema no son las leyes sino quienes la deben aplicar, FISCALES y JUECES que hacen lo que se les canta, policías corruptos que no deberían ser policías porque son parte del problema y no de la solución.

Un sistema penitenciario eficiente y no que sea parte del circuito delictivo, donde cobran por las visitas, cobran por conseguirles bebidas y drogas a los detenidos, donde abusan de las visitas femeninas, todo es una gran mierda, que no lo quieran ver es otra cosa, aprendan a VOTAR, pero también aprendan a CONTROLAR, a RECLAMAR.
#MauricioMacri#MaríaEugeniaVidal#CristianRitondo#policía#motochorros#delitos #asesinatos#mentiras#leyes#jueces#fiscales#CódigoPenal#prensa

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *