CAMBIEMOS y la destrucción de la República

La orden de detención contra Alberto Samid, en una causa que se inició por el año 1996 por evasión fiscal, vuelve a poner en tela de juicio no solo la independencia de algunos jueces del Poder Judicial, sino el concepto mismo de República, afectando de una forma letal instituciones que deberían ser sagradas y honradas.

Lejos pretendo ser un defensor de Samid, quien no tengo dudas es autor de los delitos que se le imputaron, pero existe todo un proceso legal que no puede ser omitido en lo formal por quienes deben administrar justicia, eso incluye los plazos razonables para condenar a un imputado, plazos que en este caso guste o no parecen más que vencidos.

La manipulación judicial promovida desde CAMBIEMOS por medio de sus operadores judiciales, hiere gravemente no solo la credibilidad del Poder Judicial por la conducta direccionada de sus miembros, sino que debilita el Estado de Derecho y deja en abstracto el concepto de República, que en una breve definición popular podemos decir que se trata de administración ordenada de la cosa pública, como principios fundamentales tiene la participación activa de los ciudadanos en la política, la división de poderes, la concreción de la justicia y el bien común.

Nadie que valore con objetividad el gobierno de CAMBIEMOS, puede decir que se han fortalecido las instituciones y se este combatiendo la corrupción, el factor destacable de Mauricio Macri y su equipo sin dudas fue la forma de comunicación pública, asesorados por Jaime Durán Barba y un equipo de coachings, lograron convencer a indecisos sobre sus supuestas buenas intenciones y que la malo no era tan malo porque ellos prefieren que los argentinos sufran pero convencidos de que viven la realidad.

Lo cierto es que no han cumplido ninguna de las promesas de campaña, pero mucho menos sus propios pronósticos, lo que indica sin mucho análisis que gobernar les quedó muy grande, que solo han apuntado a beneficiar a las empresas, a financiar a las multinacionales por las pérdidas producto de la inflación y dejar que el Pueblo sufra la peor crisis económica.

Mientras millones de argentinos se hunden en la pobreza y ya ni pueden hacer todas las comidas, un grupo muy reducido de empresarios millonarios, hora a hora son más ricos, evaden, colocan sus ganancias en el exterior, invierte en Off Shore y juegan a la bicicleta económica aprovechando las altas tasas, las medidas económicas han destruído las Pymes y ahogan a la clase media.

El manoseo judicial actual no tiene precedentes, no porque Menem, los Kirchner o hasta el propio De La Rúa no hayan intentado manipular jueces, fiscales o legisladores, lo que no han hecho nunca antes, es tener poca vergüenza de demostrar que quien gobierna tiene el PODER y ese poder es un VALE TODO.

A las medidas de dudosa legalidad que la justicia viene adoptando para con los integrantes de CAMBIEMOS respecto de otros políticos, dirigentes sociales o ciudadanos comúnes, debemos obligatoriamente recordar que Mauricio Macri asumió la presidencia con varios procesos judiciales, el más grave por espionaje y que curiosamente a dos semanas de ejercer como presidente fue absuelto, algo curioso porque la regla general es que quien es elevado a juicio con una imputación y proceso termina en un juicio oral, idéntica situación ocurrió con el intendente de Lanús Néstor Grindetti, quien asumió procesado y con pedido de captura internacional, también consiguió una absolución y la causa quedó voyando.

Las empresas de la familia y la primera dama Juliana Awada tuvieron varias denuncias no solo de evasión, sino por delitos más graves como la reducción a la servidumbre un eufemismo de esclavitud, las primeras denuncias datan del año 2006 y hasta la Defensoría del Pueblo de la Ciudad denunció a las empresas, pero un polémico fallo absolvió a las empresas a pesar de todas las pruebas en su contra, el Juez federal que benefició a la esposa del presidente Mauricio Macri fue el entonces Juez Federal Guillermo Montenegro.

Han sido en la Argentina las empresas del Grupo Macri las más denunciadas, por delitos varios, pero curiosamente se dejaron prescribir o bien nunca terminaron de llegar a juicio. Más cerca en el tiempo, por el año 2018 un Tribunal convalidó una vieja investigación sobre una empresa que el propio Mauricio Macri integro en su directorio hasta el año 2016 según consta en el expediente.

Los integrantes de la Sala D del Tribunal, Edith Gómez, Agustina O’Donnell y Daniel Martín, rechazaron así la apelación de Yacylec, la empresa a cargo de transportar la energía desde Yacyretá y en la que, junto a Sideco Americana, de los Macri, aparecen Enel, Electroingeniería, Impregilo y Sistranyac, entre otros accionistas, indicó el diario La Nación.

La AFIP le reclamaba a Yacylec una deuda de $6,9 millones por el impuesto a las ganancias de 1998 a 2000 y 2002, más intereses, y una multa de $4,8 millones, a lo cual se sumó luego otro reclamo por $1,7 millones correspondientes al período fiscal 2001, más intereses, y una multa por otros $1,2 millones.

Por los intereses acumulados durante 14 años, el reclamo total de la AFIP podría superar los $46 millones contra Yacylec, empresa en la que Mauricio Macri retuvo el 5,33% de las acciones hasta que, en febrero de 2016 y ya como presidente, las cedió al holding de su familia, que desde entonces conserva ese porcentaje.

Ya no se trata de una pertenencia política, se trata de un grupo de empresarios que para acumular más ganancias apostaron a la política, son varios los Decretos presidenciales donde se han condonado deudas millonarias de empresarios o hasta de famosos, dos casos bien conocidos, la condonaciones que beneficiaron a Mirtha Legrand y Susana Giménez, pero el regalo presidencial no sería solo por deudas, sino que fueron excluídas del pago de ganancias, la exención impositiva a Mirtha y Susana equivale al presupuesto de una Facultad.

Así, con la complicidad del Grupo Clarín y otros medios como La Nación, hemos llegado al absurdo de que lo que se criticaba del gobierno anterior lo han adoptado con otro aspecto el actual, ejemplos, se criticaban los cargos en el Estado y Macri lejos de achicar la planta, triplicó las designaciones, pero peor aún, inventó cargos jerárquicos, algunos ridículos que solo aumentaron el gasto en elevados sueldos, otro ejemplo fueron por la cabeza de Norberto Oyarbide y terminaron construyendo un juez peor como lo es Claudio Bonadío quien es indefendible como magistrado independiente, la infructuosa persecución de los bienes de los Kirchner, mediatizadas al extremo del ridículo por los resultados, la búsqueda de supuestos containers que ya estaban ubicados y nunca aparecieron, desgastaron la credibilidad de varios fiscales.

La conducta ilegítima e ilegal del Fiscal federal Carlos Stornelli, es la muestra de que no puede haber incoherencias en los relatos, mucho menos en las acciones, un fiscal que inicia la supuesta mayor causa de corrupción sin pruebas reales solo con fotocopias, se niega a cumplir con las citaciones para declarar en una causa donde sobran pruebas intentando debilitar la acusación y apartar al Juez Ramos Padilla por una presunta ideología política, que a diferencia de Bonadío que no se sabe a qué juega, sus fallos y medidas se ajustan a derecho.

Nada ha sido verdad de las promesas de CAMBIEMOS, ni siquiera su lucha contra el narcotráfico cuando han recibido aportes de campaña del narcotráfico, ni hablar del desastre que es el tema seguridad donde han tenido más papelones que méritos.

Demonizar a los contrincantes políticos utilizando los poderes del Estado es no solo un abuso, es un delito, Samid gozo de la impunidad de la lentitud judicial hasta que se mostró critico del gobierno nacional y aseguró que empezó a ser cristinista por culpa de Mauricio Macri.

Que un Tribunal cite una audiencia un día domingo es más que sospechoso, Samid lo sabe y si Stornelli se puede negar a las citaciones judiciales, el mismo derecho debería asistir a los ciudadanos, ya que la inmunidad del Fiscal no es para abstraerse de un proceso, sino de arresto para poder cumplir con su trabajo en representación de los intereses de la sociedad, concepto que Stornelli y varios han mal interpretado en beneficio personal.

Para que esto funcione se gastan millones en lo que algunos llaman Trolls, se organizan ataques en las redes sociales, muchos disimulados en comentarios de supuestos usuarios que se valen de memes para ocultar la verdadera intención, así muchos que no suelen informarse comparten y viralizan publicaciones falsas y afectan la imagen del objetivo.

Duele ver la realidad diaria, la falta de reacción de la sociedad, la falta de acción de la oposición más preocupada en especular que en hacer, una sociedad en su mayoría mediocre que opina pero no se moviliza, que se queja pero no denuncia, que se miente diciendo que todo está bien mientras recorta sus gastos.

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *