Boicot a la paritaria química y petroquímica. Quieren bajar el pedido de 49 por ciento.

Como ya es de público conocimiento el día 12 de junio se dio la primera audiencia paritaria para el sector industrial químico y petroquímico en el ministerio de producción y trabajo de la Nación, en la cual la parte sindical encabezada por él secretario general del sindicato de Avellaneda (sindicato que representa la gran mayoría de trabajadores de la actividad en la República argentina) Facundo Aveiro realizo un pedido del 49 por ciento más un bono de 18000 pesos, lo que fue bien recibido por los trabajadores del sector y siendo este uno de los pedidos más altos que se hizo entre todas las actividades del país.

Pero ¿porque hablamos de boicot? Hablamos de boicot porque un día después de que Aveiro haga un pedido formal del 49 por ciento sale la Festiqypra a bajar todas las espectativas y embarrar la paritaria pidiendo un 35 por ciento, si! Nada más un 35 por ciento! 14 puntos menos de lo que pidió Aveiro. Pretendiendo Llevar a la baja la negociación.

Recordemos que la Festiqypra es la federación que conduce Rubén Salas y que desde el año pasado pasó a agrupar al personal jerárquico y supervisores de la industria y a una porción muy minoritaria de trabajadores de la actividad.

Aveiro había anticipado a los trabajadores, que la Festiqypra desde el momento que sumó a dos sindicatos de jerárquicos y supervisores empezarían a poner palos en las ruedas a los trabajadores, buscando bajar los salarios a través de paritarias a la baja y demás maniobras como intentar dejar cientos de empleados fuera de encuadre, pudiendo así ellos pasarlos a estos nuevos gremios de jerárquicos y supervisores y al mismo tiempo dejarlos al margen de cada conquista historia que se ve reflejada en el convenio colectivo de la actividad. Es que era sabido que hoy al ser una federación nutrida de hombres que responden a la patronal iban a patear para las empresas, y es que nadie le creyó a Salas y su gente el argumento de que obreros y empresarios pelearan juntos por el pais y por los trabajadores. Hoy este papelon internacional de fusionar en un sindicato a obreros y patrones se ve reflejado de inicio en el pedido de paritaria que salas hizo del 35 por ciento, dando un guiño al gobierno de Mauricio Macri y a las empresas buscando tirar lo más abajo posible la paritaria, por eso de entrada Festiqypra pide 14 puntos menos que el sindicato de Avellaneda.

Es que hoy la Festiqypra no cuenta casi con trabajadores afiliados, solamente cuenta con un grupo de jerárquicos y supervisores de la industria química a los que tienen que satisfacer y estos a sus jefes directos (las industrias, muchas de ellas multinacionales). Jerárquicos que buscaron entrar a la federación para tener acceso a las paritarias, y desde ahí en las cuales en la mesa de negociación habrá jerárquicos en ambos lados del mostrador bajar los salarios y buscar quitar conquistas históricas de los trabajadores.

Pero los laburantes no comen vidrio y tienen muy claro que ningún patrón ni ningún supervisor va a pelear por los obreros, por eso dan todo el apoyo a el sindicato de Avellaneda que se mantiene firme junto al trabajador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *