Berazategui: Paggi confirmó que se abrió una causa por el cadete golpeado en la escuela Juan Vucetich

El joven de 19 años fue «agredido y obligado a firmar la baja» por instructores de ese establecimiento. El jefe de la Policía Bonaerense se solidarizó con el estudiante y dijo que serán «muy duros» con los responsables.

Un cadete de la Policía Bonaerense fue golpeado por instructores hasta obligarlo a que renuncie a la fuerza, denunciaron sus familiares.

Por este episodio, el jefe de la Policía  Bonaerense, Juan Carlos Paggi, se solidarizó con la víctima y aseguró que el caso es «investigado por la Auditoría General de Asuntos Internos para darle más transparencia».

Paggi explicó que mandaron a la casa del joven, ubicada en La Plata, un equipo de médicos y psicólogos que constataron las lesiones sufridas y ahora la causa es investigada también por la Fiscalía de Berazategui.

«Me sorprendieron las declaraciones de los padres, pero enseguida fue a ver al chico y la familia para solidarizarme con él», remarcó el jefe policial, que añadió que «no se van a tolerar este tipo de comportamientos».

Además, precisó que serán «muy duros» con los responsables y le dio garantías al joven para que retome sus estudios en la escuela policial.

La tía del joven, María del Carmen Ferreira, relató que «primero lo golpearon de manera feroz mientras lo tenían atado, luego lo desnudaron y lo tiraron a la pileta» que tiene la  escuela de Policía Juan Vucetich, donde Carlos tenía pensado estudiar para trabajar  como efectivo.

La mujer indicó que en la piscina lo mantuvieron «desde las 2 hasta las
14:00 del otro día» y agregó que «lo sacaron gracias a que llegó un helicóptero con el gobernador, Daniel Scioli, que venía a reunirse con los jefes policiales».

Sin embargo, Ferreira aseguró que la tortura no finalizó allí, ya que los agresores «lo obligaron a que firmara la baja de la fuerza con pinchazos  reiterados en las manos», mientras que el joven se negó hasta donde pudo.

«Cuando no pudo más firmó la baja y lo obligaron a caminar 4 kilómetros de rodillas hasta la puerta de la escuela, le tiraron las valijas afuera y lo dejaron tirado», agregó en declaraciones a la prensa.

Sostuvo que Carlos se fue «caminando solo, como pudo» y fue auxiliado por una persona que pasaba con el auto, por lo que lo llevó hasta su casa y una vez allí el padre lo trasladó a un hospital.

En tanto, Jorge, padre del cadete agredido, sostuvo que su hijo, «a pesar de todo lo que sufrió, quiere seguir siendo policía».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *