Belgrano:Abrazo en apoyo al jardín de los supuestos abusos

apoyo-jardín-Belgrano“Todo es una gran mentira”, aseguraron quienes apoyan a la institución de Belgrano. Las niñas presuntamente vejadas declararán mediante cámara Gesell. “Venimos a apoyar porque no es justo lo que está pasando».

Docentes, representantes gremiales y padres del Jardín de Infantes Athos Palma realizaron un abrazo simbólico en el establecimiento en defensa de las maestras denunciadas por presuntos abusos sexuales y pedofilia.

El grito de “justicia” fue unánime y quienes llegaron hasta el barrio porteño de Belgrano coincidieron en señalar que “todo es una gran mentira”.

Pasadas las 18:00 hs., alrededor de 500 personas se tomaron fuerte de sus manos y sobre la vereda de Sucre al 2200 entonaron el Himno nacional argentino. Entre la gente que apoyaba a la institución y desacreditaba a los papás que iniciaron la denuncia, estaba Alejandra Maciel, quien trabaja en dicho establecimiento. “Pongo las manos en el fuego por todos los que trabajamos acá”, sostuvo enfática a “Crónica” la mujer, que subrayó: “Esto es una locura. Adentro se ve todo porque hay vidrios. Imposible que pase algo”.

Asimismo sentenció que “se sienten perseguidos” y que “no se puede desarrollar diariamente las tareas. Además estamos completamente desprotegidos por el gobierno de la ciudad”. Cabe destacar que los abogados penalistas debieron ser solventados por el bolsillo de las maestras imputadas.

Quien también dialogó con este medio fue Patricia Guccione, mamá de un nene que concurre a salita de 5.

“Venimos a apoyar porque no es justo lo que está pasando. Quieren ensuciar a las excelentes maestras que hay”, manifestó. “Mi hijo -siguió- vuelve todos los días sonriendo a mi casa. Por eso dejo todo la confianza acá”.

Por otra parte y con total seguridad en sus palabras, solicitó que “se investigue a las familias”.

En esa misma línea se posicionó Estela Orellana. “Mi hija vino acá y ahora tengo a un varón en este jardín.¿Cómo voy a desconfiar? Todo esto es mentira”, apuntó indignada.

Con planillas en su mano estaba Karina Costaguta, secretaria adjunta de Camyp (Unión Argentina de Maestras y Profesores). “Estamos juntando firmas para llevar al Ministerio de Educación un petitorio que nos respalde. Necesitamos un equipo de contención gratuito para que todo siga en términos normales. Así, con cámaras y maestras señaladas con el dedo de la justicia, no es un ámbito propicio para trabajar”, relató a este medio. El formulario, en tanto, será llevado a todas las escuelas y luego se enviará al departamento porteño.

Por último, Alicia Pongetti (miembro de Unión de los Trabajadores de la Educación) dijo estar “preocupada” y calificó las denuncias como “un ataque infundado a un jardín de enorme trayectoria”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *