Barracas:Depravado abusa de nena de 4 años en un colectivo

En un interno de la línea 101, un sujeto obligó a la menor a masturbarlo. Lo descubrió una señora y fue molido a golpes por todos los pasajeros. La bestia tenía antecedentes.

Monstruoso. Aberrante. Horrible. Aterrador. No existe término para calificar al episodio que tuvo que vivir una nena de tan sólo 4 años. En pleno viaje de colectivo, un hombre se acercó a la pequeña y la obligó a masturbarlo. Una mujer advirtió el hecho y provocó la furia del pasaje que a golpes retuvo al sujeto hasta que fue detenido por efectivos policiales. Posteriormente, se comprobó que el hombre tenía antecedentes por abusos sexuales.

Eran las 15 y en el interno 413 de la línea 101 viajaban decenas de personas. Una mujer subió junto a sus dos pequeñas -de 3 y 4 años- a quienes había retirado de un jardín de infantes ubicado en el barrio de Barracas.

Con amabilidad, los pasajeros dejaron que sentara a sus hijas en los asientos delanteros, mientras que ella quedó parada a unos pasos. La mujer cargaba bolsas y luchaba por hacer equilibrio. En un momento, un hombre de aproximadamente 1,90 metro de altura, se acercó a la mujer y empezó a hablarle. “Primero pensé que eran conocidos”, contó, Rosa, testigo del repugnante suceso. En efecto, el sujeto intentó ganarse la confianza de la madre para distraerla y así, abusar de la menor de edad. “De repente vuelvo a mirar y la nenita más grande estaba llorando”, continuó Rosa y agregó: “Cuando el colectivo agarró un pozo se movió el morral que llevaba el hombre colgado y vi cómo su pene era sostenido por una de las manitos de la nenita, que era obligada a que lo masturbe”.

Indignada Rosa, quien trabaja en el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, gritó con furia: “¿Qué estás haciendo?”, logró que el hombre se detuviera. Inmediatamente, el abusador intentó descender del colectivo pero los pasajeros lo golpearon para que no escape.En tanto, el chofer condujo hasta un patrullero para que el joven fuera detenido. Luego del episodio, los pasajeros tuvieron que ir a declarar a la comisaría.

Estuvimos hasta las 8 de la noche. Lo que más me llamó la atención fue que la chiquita pasó todo el tiempo con su mano cerrada”, describió Rosa. “Cuando me despedí, la nenita me miró, y como sabiendo todo lo que le tocó vivir, me dijo gracias”, cerró.

El abusador fue derivado a la comisaría de la Metropolitana ubicada en la Avenida de los Patricios al 1000, en el barrio porteño de La Boca. La policía informó que seguirá detenido ya que cuenta con antecedentes por abusos.

Fuente: Crónica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *