Bariloche: Su amiga lo escrachó falsamente por abuso y se suicidó

Conmoción en la ciudad rionegrina de Bariloche. Un chico de 18 años decidió quitarse la vida luego de ser acusado erróneamente en las redes sociales por una compañera. La joven pidió disculpas a través de Instagram, pero ya era demasiado tarde.

Un joven de 18 años, oriundo de Bariloche, entró en una fuerte depresión que lo llevó a quitarse la vida luego de ser escrachado falsamente en las redes sociales.

Un chico muy sensible” y que “siempre participó en marchas en apoyo a las mujeres en la lucha de sus derechos”, relató la madre de Agustín MuñozSilvina Castañeda a diferentes medios de Bariloche.

Muñoz participó de una marcha luego de una ola de denuncias de abusos sexuales que se desató tras el aberrante relato de Thelma Fardín sobre la violación cometida por Juan Darthés.

La mujer comentó que su hijo siempre participó en movilizaciones junto a profesores, alumnos y mujeres, “era un chico combativo, que apoyaba mucho a las mujeres en la lucha de sus derechos“. Contó que Agustín estuvo presente en una manifestación y en ella gritaron su nombre y “quedó estupefacto, atinó a correr a casa, llegó desesperado, me cuenta lo que le había pasado, cuando vamos a buscar la publicación ya se había viralizado, tomé contacto con esta chica, recapacitó, teníamos un afecto muy grande con ella, pidió disculpas rápidamente para tratar de frenar todo”, según informó el portal Bariloche 2000.

Comentó que le pidió disculpas a su hijo y él las aceptó porque ellos se querían mucho pero “aún así buscaba frenar que se siguiera viralizando su escrache, porque la gente toma el escrache como un ejemplo, un castigo ejemplar, pero las disculpas no se viralizaron de la misma manera y quedó en suspenso“. 


Su hijo estuvo muy mal y ni siquiera quería comer y empezó a ver que los adultos eran responsables de esto. Lamentó que ningún adulto se acercó ni le ofreció una disculpa. Ella lo habló con algunas personas y señaló que el enfoque se perdió de vista y “se fue hacia esta chica y no hacia los responsables que somos nosotros, los adultos, por haber incitado a chicos que necesitan contar su verdad y buscar justicia, pero faltó una herramienta fundamental que es la contención hacia esas personas“. 

La chica pidió disculpas a Muñoz, pero el escrache siguió y siguió compartiéndose. La depresión del joven crecía a la par que la viralización del testimonio. Poco importaron las publicaciones en los que la menor pedía perdón a Agustín y aclaraba que se había tratado de “un momento de bronca y enojo”.

El 23 de diciembre, en la misma publicación donde Castañeda compartió los mensajes reivindicatorios, escribió: “Mi hijo murió ayer… Con su corazón destrozado”.

Ahora, los padres de Agustín comenzaron una campaña en la que piden “cautela y contención” respecto de este tipo de denuncias. Y manifestó que los escraches falsos son “jugar con algo muy peligroso”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *