Avellaneda:Denuncian “aprietes” hacia los trabajadores municipales

A más de tres meses de iniciado el conflicto con las autoridades comunales, desde el sindicato que los aglutina indicaron que sufren “amenazas” para terminar con las medidas de fuera y que “el diálogo está cortado” desde diciembre, por lo que no hay ningún tipo de avance en las negociaciones. “A los mensualizados les dijeron que los iban a echar si reclamaban ante las asambleas o el gremio”, manifestó el titular de la Federación de Sindicatos Municipales Bonaerense (FESIMUBO), Rubén García.

A más de tres meses de iniciado el conflicto que mantiene enfrentados a los municipales de Avellaneda con el gobierno comunal, donde a raíz de un reclamo sindical se mantienen medidas de fuerzas en varias dependencias, dirigentes gremiales denuncian «aprietes» y que el diálogo “sigue cortado”, por lo que no se vislumbra una pronta solución.

Según trascendió, el intendente Jorge Ferraresi estaría maquinando un aumento salarial del 25 por ciento, el cual haría público al inaugurar las sesiones ordinarias la próxima semana, para así cerrar la discusión.

Pero el titular de la Federación de Sindicatos Municipales Bonaerense (FESIMUBO) y detractor del jefe comunal de Avellaneda, Rubén García,  indicó en un comunicado de prensa que “no hay ningún tipo de información” al respecto y que si efectivamente se está pensando en anunciar la recomposición salarial “sería una decisión unilateral no acordada con los trabajadores”.

“Hasta que no aparezca el aumento en los recibos de sueldo de los municipales no se puede decir si se aplicó o cómo se aplicó, si es que efectivamente se está pensando en esa dirección”, confió el dirigente sindical.

Asimismo negó todo tipo de contacto con gente del Ejecutivo municipal y enfatizó que “el diálogo está cortado” desde que comenzaron los reclamos.

“No tengo contacto con ningún allegado a Ferraresi, ya que no mantuvimos ninguna reunión desde diciembre de 2010, cuando pedimos una bonificación y se nos ofreció unilateralmente 300 pesos que fueron rechazados”, agregó García.

Además, denunció una “persecución” y “aprietes” por parte de varios funcionarios, de las cuales “hay pruebas fílmicas”. “A los mensualizados les dijeron que los iban a echar si reclamaban ante las asambleas o gremios”, completó.

Por su parte, el secretario adjunto del Sindicato de Trabajadores Municipales de Avellaneda (STMA) Daniel Aversa, expresó que “por el momento se mantienen el estado de alerta, como en el hospital de Wilde, donde hay retención de tareas”. Estas medidas se mantendrán hasta tanto “llegue un llamado para negociar en la mesa de paritarias”.

De esta forma indicó que el lunes realizarán un plenario de delegados para “evaluar” la situación y ponerse de acuerdo para continuar con las medidas de fuerza.

El reclamo es llevar los sueldos por arriba del salario mínimo vital y móvil, que es de 1850 pesos; que se cobre un cuatro por ciento por antigüedad; efectivizar a los trabajadores mensualizados; la posibilidad que los trabajadores de salud puedan tomarse hasta 12 días al año por estrés; y que se garanticen las mínimas condiciones de higiene y seguridad en el trabajo.

“Estamos buscando el diálogo, pero si el Intendente continúa unilateralmente dando algún tipo de bonificación que no satisface al gremio vamos a seguir con las medidas de fuerza”, apuntó García.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *