Avellaneda: Vecinos se reúnen por la inseguridad

Nuevamente los vecinos de las localidades de Sarandí y Villa Domínico se vuelven a convocar en las instalaciones del Club Polideportivo Barrios Unidos, de la intersección de las calles Washington y Baradero (Las vías) el día viernes 8 de marzo a las 19:30 hs.

La reunión que los vecinos mantuvieron con el Comisario Ferreyra de la comisaría 4ta de Sarandí, el día 25 de febrero, fue en buenos términos y si bien todos decidieron esperar a que las cosas mejoren, la realidad es que nada cambió.

Luego de la entrega de los 60 patrulleros, desde El Sindical, advertíamos que la medida era más política que una medida eficiente, ya que más patrullas no implican mejor seguridad.

Los vecinos ya no quieren quedarse callados, muchos señalan la zona de los alrededores de los Cines Village como una «zona liberada» para la droga donde incluso se señalan un par de cocinas.

Las medidas adoptadas por la comisaría 4ta han sido ineficientes en cuanto los operativos se realizan de la Av. Mitre hacia Lanús y del otro lado no hay controles a pesar de los reiterados robos denunciados por los vecinos en las redes sociales, por ejemplo en el Foro Vecinal Avellaneda Segura, se pueden leer a diario las quejas de los vecinos contra la comisaría.

El principal problema que enfrentan los vecinos al momento de reclamar es similar en todos los casos, desconocen la cadena de mando y responsabilidades por la seguridad y quienes son los responsables de dar respuesta a los vecinos.

Quien es responsable de la seguridad en la escala de mandos y responsabilidades

En el caso del reclamo puntual, el primer responsable es el Comisario Ferreyra como titular de la comisaría 4ta, su superior inmediato y quien es jefe de las comisarías de Avellaneda y del Comando de Patrullas es el Comisario Inspector Sergio Argañaráz, en este caso con una doble responsabilidad, coordinar el trabajo de prevención del Comando de Patrullas y la tarea investigativa de los gabinetes de las comisarías, en parte es también el responsable de los operativos de control y prevención.

El superior de ambos es el Comisario Mayor Javier Carlos Villar, Jefe de la Jefatura Departamental de Seguridad Lanús, un experimentado oficial que conoce muy bien el partido de Avellaneda por haber prestado servicio en varias comisarías, además de ser el responsable del trabajo del Jefe Distrital es quien debe coordinar ese trabajo con las autoridades de seguridad del municipio de Avellaneda, en este caso la secretaria de seguridad María Cecilia Rodríguez, en cuanto al apoyo logístico del municipio y el funcionamiento del Centro de Monitoreo Municipal.

Paralelamente la Policía Local que debería desarrollar una mejor tarea de prevención, es conducida por el Comisario Inspector Gregorio Martínez, quien viene desarrollando una pobre tarea de capacitación de los efectivos policiales que por error muchos creen dependen del intendente Ferraresi, pero son parte de la Policía de la Provincia de Buenos Aires y dependen del Ministerio de Seguridad Bonaerense, es decir de la gobernadora María Eugenia Vidal.

A su vez la Jefatura Departamental de Seguridad Lanús depende de la Superintendencia de Seguridad Sur AMBA, a cargo del Comisario General José María Cignoli, el máximo responsable de la seguridad en lo que respecta a la policía, quien si se sigue la línea de responsabilidades es el que debería explicar los desacuerdos entre las Jefaturas Departamentales y las Jefaturas Distritales, en cuanto suelen los intendentes hacer referencia a delincuentes de municipios linderos. Recae en Cignoli el conducir con profesionalidad y el corregir los errores o las internas policiales que existen en todos los municipios, algunos con mayor resonancia como fue el caso de Florencio Varela, también bajo la órbita de Cignoli, o la lucha de poder entre los Comisarios de Avellaneda.

Por sobre Cignoli, se encuentra el Jefe de Policía el Comisario General Fabián Perroni, un hombre que también conoce muy Avellaneda y la zona sur, cumplió funciones en varias comisarías y fue Jefe Departamental de Lanús, esa experiencia lo ha dejado referenciado para bien y para mal.

Luego vienen los responsables políticos de la seguridad en la provincia de Buenos Aires, el Ministro de Seguridad Cristian Ritondo, con una gestión muy floja, sostenida por un gasto millonario en pauta y prensa que tape la ineficiencia real, los delitos no solo crecieron en general, sino que los homicidios se triplicaron contra lo que suele repetir el ministro sin explicar con claridad qué fuente estadística él está tomando cuando habla de un descenso de los delitos, al igual que el show de los derrumbes de supuestos «Búnker» de drogas.

Por último y la principal responsable de la seguridad por el cargo es María Eugenia Vidal, que si bien es cierto que como intendente corresponde delegar en su ministro el trabajo específico, no menos cierto es que es su responsabilidad el monitorear y auditar el trabajo de Ritondo, al parecer, la amistad de la gobernadora puede más que el ejercicio profesional y responsable del cargo, ya que muchos de los funcionarios jerárquicos del ministerio tocan de oído y así nos va.

Con esto creo haber detallado como corresponde la línea de mando y responsabilidades, ahora los vecinos saben cuál es el camino, obviamente sin dejar de lado la responsabilidad y mucha de los funcionarios judiciales del Polo Judicial de Avellaneda, empezando por el abuso de los Fiscales en las excarcelaciones y del trabajo de los dos Jueces de Garantías que demoran muchas veces las investigaciones al no autorizar allanamientos.

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *