Avellaneda: Un desalojo que pudo terminar en tragedia

P1480251El jueves por la tarde, la tranquilidad de los vecinos de la UNDAV, se vio alterada con la llegada de una comisión policial que debía cumplimentar una orden judicial de desalojo del lugar donde se encontraban viviendo y en el que además habían montado con ayuda del Estado un micro emprendimiento textil, donde cocían y confeccionaban prendas.

Ya se los había notificado, pero mal asesorados por un personaje que dicen está haciendo política por Avellaneda de la peor forma, y que se apellida Russo, les aseguró que lo mejor era resistir hasta el fin de semana, para que él «mueva» sus contactos y convoquen a los medios, hasta tanto les dijo que monten guarias en los techos del lugar con garrafas y elementos inflamables para resistir el desalojo.

Esta violenta situación y la intransigencia del Juez de la causa Luis Carzoglio, pusieron las cosas al límite, ya que los hombres más jóvenes se encontraban en la parte superior con encendedores amenazando incendiar y hacer explotar las garrafas, todo esto motivo un gran despliegue policial que incluyó cuatro móviles del Grupo Halcón, la fuerza especial de la policía bonaerense, más la asistencia de policía montada, personal de la DDI y los servicios de calle de las comisarías locales, la dimensión de los hechos, hizo que incluso desde la propia gobernación hubiera preocupación por el resultado del desalojo.

En el lugar se encontraban el Comisario General a cargo de la zona sur Julio César Errasquin Coradazzi, el jefe departamental Comisario Mayor Blanco, el jefe distrital de Avellaneda y el Subcomisario de la comisaría 1ra entre otros jefes policiales.

A pesar de la gravedad de los hechos, ningún funcionario del gobierno municipal se hizo presente, y tuvo que mediar con las personas que resistían el desalojo la concejal Verónica Juárez, quien trato de ser un nexo entre las personas, el personal policial y algunos funcionarios de la gobernación, para encontrar una forma de asistir a las familias que iban a quedar con sus hijos y todas las pertenencias en la calle.

Una vez encaminadas las negociaciones, del municipio solo se hizo presente el Director General José Macchioli, el que se encargó de asistir a la concejal y del traslado de algunas de las pertenencias de las familias que quedaron en la calle sobre la vereda de la UNDAV.

Es difícil entender los motivos por los cuales al intendente Jorge Ferraresi no le importó el resultado del desalojo, tal vez estuviera preocupado por un allanamiento que se realizó en un establecimiento de la zona de Villa Domínico en la calle Magdalena 51, dispuesto por la justicia federal de Quilmes, donde el Juez Armella investiga denuncias de trabajo esclavo y condiciones irregulares de contratación entre otras cuestiones.

Finalmente, cuando todo se descomprimió pudimos entrevistar a uno de los desocupados, que se mostraba indignado con el hecho, ya que siempre dice existió un buen diálogo con el dueño del lugar, al que le recuperaron la propiedad de delincuentes y que todo esto pasa ahora porque al fallecer, su esposa quiere aprovechar el incremento en el valor de las propiedades para vender y hacer un negocio, sin que tuvieran alguna posibilidad de negociar pagando un alquiler un tiempo para acomodarse con sus familias.

Toda esta escena de violencia se desarrolló delante de muchas criaturas, la mezcla de efectivos con armas largas y vestidos de combate del grupo Halcón con los niños era una escena de esas que uno ve en otros lugares del mundo, y llamo la atención el hecho que el juzgado de Luis Carzoglio, conociendo la existencia de familias y muchos niños, no haya dispuesto la asistencia de asistentes sociales o la presencia de algún funcionario que garantice los derechos de los niños y especialmente su integridad física.

Por momentos se vivieron algunas escenas difíciles, con gente descompensada o mujeres en crisis de nervios, por intervenciones innecesarias, como la del dueño de una casa lindera al desalojo que pretendía a sus inquilinos prohibirles que les guarden objetos valiosos para los desalojados en su propiedad, algo que parecía un exceso si tenemos en cuenta que el mismo reconoció que les alquila y que los pagos están al día, por lo menos en momentos así, este tipo de acciones parecen una estupidez.

Las familias desalojadas aseguraron que luego de hablar con su abogado iniciarían algunos reclamos con marchas al Polo Judicial de Avellaneda, para repudiar la medida del Juez Carzoglio al que algunos criticaron y hasta decían que se acuerde de todo lo que pasó con él como director del cementerio y se deje de joder porque a varios nos conoce bien y nosotros a él, y al Palacio Municipal, ya que consideran que desde el municipio los han estado usando cuando los precisaban y parece que ahora Ferraresi está con otras cosas.

Si bien se consiguió un entendimiento y mediación entre las partes, ningún funcionario quiso dar una entrevista, tal vez porque no había mucho para justificar lo que se vio, una medida judicial llevada a cabo de forma incorrecta, la ausencia del gobierno municipal y un exceso de fuerza represiva policial.

P1480244

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *