Avellaneda: Tiros en Plaza Mariano Moreno, Sarandí

Algo no funciona en Avellaneda, la seguridad no pasa por montar un operativo de control vehícular y durante un par de horas complicar el tránsito porque eso no mejora la inseguridad.

Cuando tenés a los vecinos durante un mes subiendo quejas de hechos delictivos que se repiten, especialmente contra trabajadores que son asaltados mientras esperan el colectivo para ir a trabajar y en lugar de ocuparte de la prevención se te ocurre hacerte ver con controles de tránsito hay algo que no entendiste.

Hace unos tres años que advertimos desde El Sindical los robos y otros delitos que se cometen en la zona de Sarandí que es lindera a las Plazas San Martín y Mariano Moreno, plazas que además han sido copadas por drogadictos, borrachos y lacras que se identifican con algunos clubes de la zona.

No hace mucho, un vecino fue apuñalado por un sujeto que la justicia liberó inmediatamente por entender que las lesiones no eran graves, la pregunta es, el Fiscal que permitió esta liberación, ¿es, o se hace?, cualquier persona sana entiende que si alguien te ataca con un cuchillo, la intención no es justamente la de causar lesiones leves y más aún, para liberar a alguien imputado de un delito se le requiere tenga domicilio fijo, en este caso el agresor además de ser uruguayo es una persona en situación de calle.

Al relajo en la prevención y la falta de ganas de trabajar policial, los hechos ocurren en jurisdicción de la comisaría 1ra de Avellaneda y el Jefe Distrital de Avellaneda Comisario Inspector Argañaráz, es el responsable de las comisarías y del Comando de Patrullas, es decir, es el primer responsable de lo que ocurre, no solo no ha sabido mejorar la inseguridad en la zona, sino que parece que espera a tener un muerto para moverse de su despacho y controlar, son pocas cuadras para ir a recorrer la zona.

El otro punto de problema es la ineficiente tarea del Centro de Monitoreo Municipal de Avellaneda, que en el 90% de los hechos delictivos no tiene registro de lo ocurrido, es decir, se gasta millones en un centro que es ineficiente no por la tecnología, sino por su director y así hasta los operadores. Con varias cámaras en la zona y en las plazas, es extraño que no haya prevención.

Muy diferente ocurre en Lanús, donde por el trabajo del Centro de Monitoreo se pudo detener a un hombre que disparaba en una esquina de Lanús, en Avellaneda, el delincuente e idiota que dispara al interior de la plaza, sigue impune, burlándose de la ineptitud en la prevención del delito que tiene Avellaneda, donde algunos incluso sospechan hay corrupción.

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *