Avellaneda: Otra víctima fatal y los vecinos dicen basta!!

   Una nueva víctima de la inseguridad se suma a la extensa lista que día a día se suman en la provincia de Buenos Aires, detalle importante que desde hace meses vengo señalando y la incapacidad política para resolver una situación que genera miedo entre los ciudadanos de la provincia con la fuerza policial más grande de la Argentina.

A pesar de ello, los partidos con más reclamos de seguridad insisten en la falta de policías y móviles, algunos de estos partidos han obtenido de parte de la Gobernadora María Eugenia Vidal una asistencia diferenciada, mientras que Lanús, Quilmes y Lomas de Zamora han recibido nuevas patrullas, la pelea política con el intendente Jorge Ferraresi dejó al partido de Avellaneda como un campo de batalla político donde los perjudicados son los vecinos.

El capricho del intendente Jorge Ferraresi de no atender los reclamos de los vecinos con la excusa que es un tema de la gobernación la seguridad, lo cual es cierto, pero también es cierto que como intendente, así como se puso al frente de «la resistencia política» debería ponerse al frente de los reclamos vecinales y no descuidar la inversión en seguridad, cámaras del Centro de Monitoreo, la compra de ambulancias que tan necesarias son, colaborar en la asistencia de La Policía Local.

Por otro lado, con la estadística negativa que tiene hoy la provincia de Buenos Aires, algo de lo que se refirió hasta el propio Baby Etchecopar de un promedio de 5 muertos diarios, se hace necesario que de una buena vez las medidas de seguridad sean eficientes, el ministro de seguridad Cristian Ritondo no ha sabido conducir con eficiencia el ministerio y ya ni las campañas mediáticas donde se pretende mostrar una lucha contra el delito son creíbles, los procedimientos policiales son insuficientes y las investigaciones poco eficientes, subestimando al ciudadano cuando te venden el derribo de un búnker del narcotráfico y se trata de una casilla de chapa, esto se tiene que terminar y trabajar de verdad.

El miedo de los ciudadanos, lleva a que se produzcan muertes innecesarias, el asesinato de Gabriel Roberto Ojeda en la localidad de Sarandí, partido de Avellaneda, mientras custodiaba una heladería de la firma GRIDO, son un ejemplo de lo incorrecto, ya que el hombre desarrollaba una tarea para la que no estaba capacitado, portar un arma no convierte a ese ciudadano en alguien que pueda desarrollar tareas de vigilancia en las épocas donde los delincuentes disparan y matan sin dudar.

La intención de Ojeda al ver a los delincuentes fue el de espantarlos, vecinos del lugar confirmaron que el custodio efectuó un disparo al aire, pero los delincuentes que lo superaban en número mientras huían uno efectuó un disparo que hirió de gravedad a Ojeda que no soportó la segunda operación y murió en el Hospital Presidente Perón donde llegó trasladado en una camioneta policial por la demora de la ambulancia, el centro de emergencias donde está la base de las ambulancias municipales está a pocas cuadras del hecho.

Por testimonios recogidos en el lugar, desde los últimos robos, el local de heladería contaba con un cuaderno de control, que los móviles debían firmar al patrullar, pero el dueño del local a pesar de ello prefirió contratar al custodio, que no era miembro de ninguna fuerza como algunos creían, sí su padre retirado de la policía.

La falta de ambulancias es un tema urgente que el municipio debe resolver, pero no es solo el intendente el responsable, quien escribe presento formalmente a la Defensora del Pueblo de Avellaneda María Laura Garibaldi, un pedido para que actúe ante el municipio al respecto, el resultado fue inesperado, no solo no hizo ninguna recomendación al intendente por la falta de ambulancias, sino que emitió un comunicado en medios a los que la defensoría les paga una pauta comercial, para acusarme sin fundamento alguno de desprestigiar la defensoría.

Los vecinos de Avellaneda deben saber la verdad, en las muertes por inseguridad las responsabilidades son concurrentes, mientras se siga creyendo que los únicos responsables son los policías, nada va a cambiar, llevo años acompañando marchas, reuniones y con cada cambio de jefe de comisaría, el delito no ha descendido y cuando un jefe comienza a conocer a los vecinos lo reemplazan y es un volver a empezar.

El delito tiene muchos orígenes, pero la impunidad es sin dudas el principal problema, ya los vecinos advierten que poco sirve que lo policía detenga si en menos de una hora los delincuentes recuperan la libertad.

Los políticos deben hacer su trabajo, hace muchos años el HCD citaba a alguna sesión al responsable local de la policía para que brinde un panorama del trabajo policial, si había necesidades se pedían informes al intendente o medidas, pero como varios intendentes a la fecha, estos se han creído dueños del municipio y con las formaciones políticas en el concejo, quien tiene mayoría impone sus antojos.

En este reclamo de seguridad cada vecino debe reclamarle al político que lo representa que trabaje, debe ser un pedido general, el intendente debe solucionar el tema de las ambulancias sin excusas y colaborar en la seguridad y la gobernadora debe escuchar a los vecinos y dejar de castigar a Avellaneda por el hecho de que exista un intendente tan soberbio que se crea el dueño de la lucha, pero esa conducta, debería ser corregida por el HCD, ese lugar donde los concejales suelen debatir pavadas, donde aún hay acuerdos sin debate que se firman a carpeta cerrada, pero también los vecinos deben participar, para que pueden ver in situ quienes los representan y de qué forma lo hacen.

Divididos por ideologías solo se benefician los políticos que se sienten cómodos en el dividir, cuando la realidad es que temas como seguridad y salud no le pertenecen a ningún partido y así como son rápidos para sellar acuerdos de obras que reparten millones, deberían acordar medidas serias respecto de la seguridad.

Ritondo creé que la seguridad se mejora solo con botones antipánico o cámaras, lo que evidencia que no tiene idea de lo que es la prevención, el botón se acciona frente al delito y en esos minutos de respuesta se puede terminar una vida, las cámaras tampoco son un método eficiente de prevención.

Espero que los vecinos ejerzan su derecho de reclamar con inteligencia, sin creer que depende quien lo publique la culpa es de Ferraresi o Vidal, no señores, la culpa es de Ferraresi, de Vidal, de esos concejales que en campaña aparecen por las esquinas, que hablan con los vecinos, pero ante la muerte y el dolor, miran las noticias por la televisión, mientras los vecinos permitan que los señores políticos no muevan el culo, lamentos decirles nada va a cambiar.

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *