Avellaneda: Ola de robos violentos en Gerli

Hace dos meses que el barrio de Gerli es noticia en medios nacionales y locales por una ola de violentos robos cometidos con total impunidad ante la falta de patrullajes.

Los principales delitos son los robos de vehículos, los motochorros y las entraderas.

Si bien la comisaría 6ta de Avellaneda es la dependencia policial por jurisdicción y responsable de investigar los delitos, delinear un plan de trabajo y controlar el patrullaje, todo apunta a que la principal responsabilidad por la falta de prevención es el deficiente trabajo del Comando de Patrullas de Avellaneda, a cargo del Comisario Inspector Sergio Argañaráz, quien además es el Jefe Distrital, con lo cual su responsabilidad es mayor, llama la atención que no se pueda controlar y patrullar con eficiencia un barrio que el Jefe Distrital conoce bien por ser vecino.

A la fecha no hay que lamentar una víctima fatal por la suerte más que por el debido cuidado que el Estado debe brindar a los ciudadanos, si bien es cierto que la policía no depende en forma directa del intendente, no menos cierto es que el municipio viene equivocando sus políticas de seguridad, cuando Jorge Ferraresi mantuvo en la órbita de la Secretaría de Seguridad a funcionarios que fracasaron rotundamente se equivocó, así Mónica Ghirelli y Marcelo Rey, han demostrado ser parte del problema y no de la solución en lo que a seguridad ciudadana se refiere.

Robos cometidos con total impunidad quedan grabados pero las estadísticas de resolución o esclarecimiento de hechos delictivos sigue siendo muy baja. Los vecinos no terminan de reponerse de una mala noticia que ya hay un nuevo hecho.

El 15 de octubre alrededor de las 19:00 hs. un vecino, que además es un comerciante local, fue asaltado en la modalidad entradera al regresar a su domicilio por delincuentes que se movilizaban en dos autos, esto ocurrió a 15 metros de un domo municipal y una alarma comunitaria, es decir, desde el Centro de Monitoreo no se controla nada, no hay prevención, ni mantenimiento de las cámaras de seguridad, un dato negativo para el intendente que aunque gane sin problemas las próximas elecciones, los robos reiterados van a tener un costo político.

Equivocadamente desde la Secretaría de Seguridad, han sido tibios y negligentes en las medidas para mejorar la seguridad desde la participación del municipio y Cecilia Rodríguez va camino a ser una de las peores funcionarias en base a los resultados y estadísticas.

Después se podrá discutir la responsabilidad de los Jueces y Fiscales, algo que alientan en las reducidas reuniones con unos muy pocos vecinos, pero poco éxito pueden tener los reclamos a la justicia si primero no hay prevención.

Esta intersección tiene una larga historia de hechos graves de inseguridad, la peor, el asesinato de Daniel Sotelo en manos de motochorros que no dudaron en dispararle, en esa oportunidad, el domo municipal tampoco registro imágenes.

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *