Avellaneda más INSEGURA

La cuestión de la seguridad es algo que afecta a varios municipios del Conurbano, donde se ha producido un crecimiento significativo del delito, como hace tiempo el robo de autos genera víctimas sin discriminar y nadie parece estar a salvo.

El lunes 10 de febrero del 2020 había expectativa por la convocatoria a los vecinos de Avellaneda por parte de la Secretaría de Seguridad en cabeza de Mónica Ghirelli y de su segundo Marcelo Rey, más que nada porque este binomio lleva ya casi 6 años en el área sin que los resultados justifiquen siquiera su permanencia como funcionarios, todo lo que han hecho a terminado siendo un gran fracaso.

No han sabido formar a los policías locales, muchos de ellos que ingresaron por «contactos» y no por vocación.

Sin encontrar una explicación coherente para que el intendente Jorge Ferraresi mantenga a los dos funcionarios que no progresan, menos se entiende la suma de poder que tiene la Secretaría de Seguridad, ya que sin una formación correspondiente a las funciones, Marcelo Rey, hoy informó a los pocos vecinos presentes que los Cuidadores Ciudadanos, salvo actuar como policías, médicos o bomberos, tienen amplias facultades como ser, inspectores de tránsito, inspectores de habilitaciones comerciales, etc.

Es decir, que el caos de tránsito y estacionamiento en los barrios de Avellaneda, son responsabilidad del Director de Tránsito Ramón Leiva, pero sus superiores son Marcelo Rey y Mónica Ghirelli, lo mismo ocurre con la habilitación de algunos locales con permisos precarios, que les permite funcionar aún cuando no poseen los requisitos mínimos para una habilitación, en esas condiciones precarias se encuentran, bares, talleres de autos, peluquerías, barberías y kioscos.

Por ejemplo, la base Gerli de la Policía Local y Cuidadores Ciudadanos, son el mejor ejemplo de funcionarios incumpliendo sus obligaciones, ya que en un radio de 150 metros a la redonda existen comercios ilegales, estacionamientos prohibidos y vehículos en infracción, invasión y ocupación del espacio público y corte de la calle Heredia cuando ingresan camiones a la fábrica de galletitas Pozo.

Sobre los reclamos de los vecinos, Marcelo Rey no dejaba a los mismos contar y para evitar que el resto se entere lo que ocurre en otros barrios les recomendaba quedarse cuando termine la reunión para hablar bien, en realidad el tiempo que esquivaron reunirse con los vecinos lo utilizaron para couchearse, incluso son tan básicos e irrespetuosos que no faltaron los «extras» que eran muy evidentes ya que luego de un reclamo intervenían pidiendo entendimiento, pidiendo tiempo para que las cosas mejoren y mirando a los concejales de la oposición presentes y decirles que no tiene que haber cuestiones partidarias, bueno, este anciano se pasó de rosca en el discurso y el lenguaje, además de enfocarse en los concejales Fernando Landaburu y Silvia Diana, que además de llegar bien tarde a la reunión demostrando no ser responsables ni serios, no aportaron una sola idea, sino que con las pavadas que preguntaban Marcelo Rey sonreía y se explayaba, es decir a los vecinos les cortaba el relato, según él para no irse por las ramas, pero se divertía respondiendo preguntas irrelevantes y sin relación con acciones para mejorar la seguridad y la prevención, LAMENTABLE la oposición de Juntos por el Cambio.

Una sorpresa entre los presentes, que realmente eran muy pocos alrededor de 40, era Marcelo Frecha, el creador y administrador del Foro Vecinal Avellaneda Segura que terminó promocionando objetos prohibidos por el ANMAT y difundiendo actividades ilegales de seudoprofesionales, sin dejar de mencionar otras publicidades que nada tienen que ver con la seguridad y con su propia declaración sobre el fin de la página que no era comercial sino el compromiso de un vecino, bueno, hoy prefiere cambiar el auto, enviar a sus hijos a un colegio privado y algunos placeres, además de animarse a escribirle a más seguidoras de la página que en sus comienzos.

MENTIRAS Y VERDADES

En un momento Mónica Ghirelli, puso en duda el reclamo insistente de dos vecinas de Sarandí, una por el corso en la calle Vicente López al 1700 de la Maternidad Ana Goitia en un día domingo, cuando la mayoría al otro día trabaja, luego ambas mujeres relataron los delitos que a diario se comenten en la zona, algo que desde el 2015 venimos advirtiendo desde El Sindical, pero pasan los Comisarios y nada cambia, los vecinos son rehénes de los delincuentes.

Cuando Marcelo Rey comenzó a explicar las tareas de los Cuidadores Ciudadanos, una mujer, que vive en las inmediaciones del Polo Gastronómico, se quejó de la falta de soluciones a los vecinos que ahora conviven con una realidad distinta y ruidosa, detalló un domicilio usurpado donde viven muchas personas, que no trabajan y que venden drogas las 24 hs., la respuesta fue insólita, que el municipio no puede hacer nada en las usurpaciones y del tema drogas hicieron de cuenta que nadie dijo nada, la señora no solo lo increpó duramente a Marcelo Rey, que no sabía que decir cuando la mujer le dijo que no mienta, que no hacen nada porque es un excelente negocio para todos y luego se retiró diciendo que este tipo de reuniones no sirven para nada, algo que muchos de los que se quedaron avalaron y que en parte comparto.

Es verdad que hay menos patrullaje, pero no es verdad que falten policías, han negado que falte el combustible, pero por las dudas aclararon que en realidad se entrega combustible si hay policías para patrullar, un juego de no, pero sí.

La gran mentira de todo político corrupto es el instalar en la cabeza de los vecinos que la inseguridad se combate con más policías, con más patrulleros, con más cámaras de seguridad, bueno, estos dos funcionarios llevan más de 6 años y sus propuestas no han funcionado, de hecho, como hace tiempo, Avellaneda en menos de una semana tiene dos muertos por inseguridad, uno en Piñeiro con el Comisario que quería el municipio y el otro en Wilde, pero de muertos no se hablo.

El tema de la poda de árboles para no obstaculizar la visión de los operadores del Centro de Monitoreo, demuestran que se burlan de los vecinos, Rey explicó que se podan tercios por año, es decir, si uno está dentro de un tercio, volverán a podar su zona en tres años, algo ridículo y que debería tener vergüenza de semejante burrada.

El otro gran pifie de Mónica Ghirelli fue cuando se quejó de que la Prefectura y la policía hagan estadística con chicos que fuman porro, porque eso no ayuda a mejorar la prevención y que no son delincuentes, bueno, Ghirelli es el monumento a la incoherencia, cuando le conviene no opina de lo que no es de su competencia, pero sí opina cuando cree saber lo que dice, yo le pregunto a Ghirelli, si un pibe no trabaja, es de condición humilde, ¿cómo compra los porros?, nadie regala droga y a diferencia de su opinión, la Procuración General de la provincia de Buenos Aires ha confirmado en base a sus causas en trámite, que droga y delito están vinculados.

Como dijo un señor presente, antes, cuando no había recursos había voluntad para hacer las cosas, yo creo que estos dos funcionarios tienen voluntad, pero direccionada a ellos y su entorno.

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *