Avellaneda: Malestar de vecinos en el Polo Judicial por mala atención

Hoy, martes 27 de diciembre, el Polo Judicial era un hervidero de emociones para los vecinos que debían acercarse a realizar algún trámite, como siempre los que más gente agrupaban eran los juzgados de familia y las defensorías ante estos dos juzgados el Nº 1  a cargo de la jueza María Cristina Gómez y el 2 a cargo de la jueza Alejandra Sobrado.

El principal reclamo de los vecinos era el ida y vuelta que suelen hacerle realizar a los vecinos, van y vienen con una especie de teléfono descompuesto de los juzgados a las defensorías, porque los criterios no son unificados, en cada ida y vuelta tienen que volver a realizar la cola y esperar a que el empleado de la mesa de entradas transmita su inquietud, parecería que en pleno siglo de alta tecnología, donde todos poseen teléfonos inteligentes con infinidad de programas de mensajería y las clásicas redes sociales, en la justicia, no hay voluntad de mejorar las comunicaciones entre funcionarios, prefiriendo desgastar el ánimo y el tiempo de los vecinos.

Esta modalidad de trabajo es totalmente ineficiente y es evidente que no existe intención de mejorar la atención de los ciudadanos, esos que con sus impuestos financian las obras públicas como el Polo Judicial y que son los que permiten la recaudación estatal con la que se pagan los sueldos de esos empleados y funcionarios que tratan a los vecinos como si estuvieran por sobre ellos.

Teniendo en cuenta que lo descripto es reiterado, que los funcionarios consultados más allá de buscar una solución se ofenden o ponen condiciones burocráticas que los tallan como lo que son, por ejemplo que para dar una explicación sobre algo mal hecho por la oficina a su cargo además el perjudicado tenga que solicitar una audiencia acompañando el pedido por abogado?.

Sigan faltándole el respeto a la gente deberían sentir vergüenza de no agradecer el trabajo que tienen, la importante función que cumplen cuando las cosas se hacen bien, si no les gusta, renuncien, demuestren que esa supuesta capacidad superior existe y dedíquense a la profesión particular.

 

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *