Avellaneda insegura, mentiras y excusas del municipio

    Si algo faltaba para que uno confirme que el intendente Jorge Ferraresi no tiene ningún interés en mejorar la seguridad de los vecinos, la postura de los responsables de la Secretaria de Seguridad del municipio así lo confirman, primero porque mienten sin que se les note dudas al hablar lo que demuestra una capacidad peligrosa para el engaño, luego porque las excusas son tan incoherentes que ellos mismos se contradicen en las ideas.

Como todo periodista, uno trata de tener un registro de las reuniones, más cuando sabe que los funcionarios suelen desdecirse de lo que aseguran y siempre juegan a que son víctimas de campañas como si fueran importantes o alguien quisiera quitarles sus puestos.

La inseguridad en Avellaneda es una de las preocupaciones más importantes de los vecinos de todos los barrios y si bien se organizan marchas y reuniones, lo cierto es que muy pocos participan de las actividades en la vida real de la misma forma que lo hacen en lo virtual.

Por las redes es un tema recurrente los robos, quejas, reclamos y denuncias, que si bien molestan a los gobiernos y políticos, la poca participación en las reuniones asegura a los funcionarios esa cuota de impunidad para continuar no haciendo nada.

Otro de los factores que debilita los reclamos es la falta de información de los vecinos, que a pesar de que han pasado los años, siguen sin entender qué es la Policía Local y de quien depende. Aprovechando esa poca participación y compromiso, los funcionarios ganan tiempo y van estirando con próximas reuniones el dar explicaciones sobre lo ineficiente de las medidas y planes que presentan.

Una técnica que comparten el PRO y el Peronismo, es llevar gente a reuniones que sean afines a sus intereses o directamente empleados municipales para interrumpir a los que hagan preguntas incómodas, son tan básicos que como es de esperar generalmente estas personas no pueden justificar sus intervenciones y terminan diciendo cualquier cosa, consiguiendo así darles aire a los funcionarios y desviar el tema.

María Cecilia Rodríguez

La nueva Secretaria de Seguridad de Avellaneda, parecía una apuesta interesante del intendente Jorge Ferraresi hasta que se confirmó a Mónica Ghirelli como Subsecretaria, una mujer que generó polémica desde su designación, cuando pasaba de ser una profesora de cerámica a responsable de la seguridad de un municipio complicado como lo es Avellaneda, su gestión no solo fue muy mala, sino que su persona es repudiada por los vecinos cansados de sus promesas y mentiras, las más recurrentes el asegurar que las cámaras de seguridad funcionan y son monitoreadas, cuando desde el propio Polo Judicial aseguran que en el 75% de los delitos en los que se solicitan las grabaciones, estás no son posibles. Incluso el responsable del Centro de Monitoreo Mariano Valcarce tuvo graves denuncias penales en su contra.

Es decir la llegada de Rodríguez no fue un cambio, sino la continuidad de una secretaria que no funciona como corresponde, en la reunión del día 24 de julio del 2018, esto quedó más en evidencia que nunca, porque no solo hicieron todo lo incorrecto, sino que demostraron tener el culo muy sucio por la forma de actuar.

Al comenzar la reunión, Mónica Ghirelli, pidió que se identifiquen los dos periodistas presentes, considerando que eso era importante, al muchacho de La Voz de Piñeyro lo conocen todos los vecinos y a mí también ya que hace más de 10 años acompaño los reclamos, reuniones y marchas de vecinos y con muchos tenemos un contacto por las redes sociales, pero la intención de Ghirelli era la de poder decir que presentarse es para que los vecinos sepan después quien escribe sobre lo que se dice, bueno Mónica, deberías buscar ayuda profesional porque todos mis artículos los firmo, no uso seudónimos y hasta en las redes uso mi nombre, apellido y datos personales reales, mi celular es de dominio público.

Cuando noté que muchos vecinos tenían dudas producto de la falta de información de la secretaria, le propuse a Rodríguez mejorar la comunicación a los vecinos utilizando el blog de la secretaria y las páginas online del municipio, algo que molestó a Ghirelli que sin sentido me atacó con una frase muy poco feliz, «vos no sos del barrio, no sos de Piñeyro no deberías opinar», bueno, vivo en Avellaneda, tengo domicilio real y legal en Avellaneda, pago impuestos en Avellaneda, desarrollo mi actividad en todos los barrios de Avellaneda, concurro a diario a Piñeyro para cargar combustible, para realizar compras, con lo cual si hay inseguridad soy una posible víctima, pero voy a llevar su incoherencia a algo bien contundente, si yo no puedo opinar por no tener domicilio en Piñeyro, Rodríguez no debería ser secretaria de seguridad porque vive en CABA y Onetto no debería ser Secretaria de Cultura por vivir en Caballito, ambas con importantes sueldos.

En esos momentos comienzo a escuchar a una señora que se negó a decirme su apellido, solo la presentaron al inicio como Sandra, que además de ser una impresentable por mentirosa y maleducada, tomaba nota de los presentes preguntando nombre y apellido, dirección y teléfono, algo que a muchos incomodaba, pero que comenzó a hablar a mis espaldas quejándose de los medios de prensa que no dicen la verdad, cuando le dije que hable en voz alta así los vecinos pueden saber quienes mienten en tono amenazante me dijo YA SABEMOS QUIEN SOS, jajaja señora ignorante, es obvio que todos saben quien soy por eso la aclaración al inicio de Mónica solo confirma que tienen el culo muy sucio y que a la hora de mentir es muy sencillo quitarles la careta y espero puedan explicarle a los vecinos por qué mienten.

A 50 metros de donde se hizo la reunión, en la esquina funciona un taller clandestino, conocido por todos, que no pueden decir que nunca vieron y donde al allanarlo se encontraron autopartes con pedido de secuestro y vehículos con pedido de secuestro por robo, también se hicieron a pocos metros de ese taller tres allanamientos de la Policía Federal Argentina a desarmaderos donde se secuestraron miles de autopartes, es decir, ustedes solo hablan de que los ladrones de autos vienen de Zavaleta, pero no dicen nada de los que ocultan sus autos en Tranquila y luego los llevan a Zavaleta, hasta donde sé no existe ningún lugar de Zavaleta donde se acopien autopartes, pero sí hay muchos en Piñeyro.

Pero ya que me buscan y me provocan con su agresión, con su intento de censura e incoherencias, les voy a decir que mienten y agreden porque como dije tienen mucho por ocultar, tienen miedo a tener que dar explicaciones, le van a contar a los vecinos sobre un alto funcionario de Avellaneda, con negocio en Piñeyro y Wilde al que le encontraron un auto robado en el centro de Avellaneda en la agencia de autos que posee junto a otros socios?, también ya que si de hablar se trata, podrían informar a los vecinos de Avellaneda si el señor Diego Rodríguez, hermano de la secretaria de seguridad continúa sus vínculos con las barras de clubes de fútbol de primera, incluido uno de Avellaneda, porque si por un lado se investigan los negocios de las barras, no parece muy clara la designación de Rodríguez en seguridad y en Avellaneda.

De paso le voy a aclarar a la tal Sandra, que antes de apurarme como si hablara en la cancha con que si sé algo que vaya a hacer la denuncia, debería informarse porque soy de los pocos, diría el único periodista que ha denunciado funcionarios en la justicia y en sede administrativa cuando corresponde, que todo lo que escribo o digo lo hago sin banderas políticas, porque son ellos los que tienen que mentir para sostener un relato, no yo, mi trabajo es informar, es criticar y si lo aceptan hacer aportes, son ustedes desde la mediocridad, desde la ignorancia, que deben recurrir a la mentira y a tratar de desacreditar a quienes les señalan sus errores.

Para mí sería muy cómodo escribir sin moverme a los barrios, pero a diferencia de los que publican lo que le envían y ustedes se quejan, yo camino todos los barrios, hablo con los vecinos, debato y acompaño los reclamos justos, son ustedes los funcionarios los que tienen que dar explicaciones, son ustedes los que no quieren que los vecinos se junten porque cuando se juntaron muchos coincidieron en nombrar a un alto funcionario municipal como «protector» de delincuentes y ustedes lo saben muy bien, pero se hacen los que no les consta, los puedo señalar porque a diferencia de ustedes trabajo todos los días, quienes me conocen saben que no hay feriados ni fines de semana para mí, porque amo mi trabajo, no como ustedes que sin dinero no mueven un dedo, es verdad que a veces pueden faltar recursos, pero si tuvieran vocación de trabajo harían más por los vecinos, lo que a ustedes les falta es honestidad y vergüenza.

El colmo, fue que un vecino que iba rumbo a la reunión con su pequeño hijo fue asaltado a dos cuadras del lugar por tres hombres armados que lo maltrataron y apuntaron con las armas generando pánico en la criatura, el joven fue solo a expresar su malestar, un Comisario que estaba presente, el titular del lugar el Centro de Entrenamiento Policial, cuando el joven se retiró se rió y le pidió que cierre despacio la puerta, sí, como dijo el joven antes de irse, así todo parece joda.

El cierre lo dio la titular de la comisaría 2da, quien no prometió cambios a un futuro cercano, se excusó de que los servicios de cancha la apartan de su trabajo en la zona, que no comparte los operativos en los puentes ni los controles que se realizan, que el patrullaje le corresponde al Comando de Patrullas de Avellaneda y que así no es mucho lo que se puede hacer, en definitiva, los vecinos se retiraron con más dudas que certezas, la falta de ideas, el creer que todo es una operación política y no ser sinceros, hace que estas reuniones desalienten a la participación de los vecinos, a mantenerlos desunidos y que solo se reúnan con los que abiertamente apoyan la gestión, así, mate mediante justifican presupuesto y estadísticas.

 

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *