DSC00954    Existen investigaciones periodísticas que duelen, porque en un mundo donde todo a pasado a ser un comercio, un sector tan carente de protección estatal como lo es la TERCERA EDAD, no puede ser considerado como un “negocio” más de los tantos que se promocionan alegremente por la Web.

Buscando información sobre el funcionamiento de los geriátricos en Avellaneda, solo pudimos encontrar un geriátrico promocionado en la Web y redes sociales, si bien existen otros geriátricos en el partido, pocos tienen la difusión que posee el denominado “Residencia Geriátrica Nuestros Mayores”.

El mencionado lugar, es una propiedad ubicada en zona residencial, en la ciudad de Wilde, sobre la calle Lobos 539, posee dos líneas telefónicas  4206-4964 y 4207-3503, si bien el sitio institucional indica atención todos los días las 24 horas, hoy lunes 20 de junio alrededor de las 15:45 hs. concurrió personalmente el Editor General del Multimedios para poder requerir información que curiosamente no consta en el sitio institucional, como ser, responsable del lugar, director médico, cuerpo médico por especialidad, servicio de urgencias médicas, habilitación provincial, municipal y de los organismos de salud.

Ante la imposibilidad de poder contactar personalmente a un responsable, promediando las 17:30 hs. mantuvimos una comunicación telefónica con una señora que se identificó como Silvia, la cual en principio hablaba con cierta autoridad sobre el funcionamiento del lugar, pero ante las preguntas básicas, eludió responsabilidad alguna, primero dijo que su hijo iba a contestar el mensaje enviado a la página y luego se excusó en que primero lo iban a leer alguno de los médicos antes de responder si consideraban que tenían que responder.

Con esta respuesta evasiva, donde la señora Silvia, dijo que en la página no está la información requerida porque en realidad la página está al solo efecto de que los potenciales “clientes sepan que existen”.

No hay que ser muy inteligente para comprender que lo único que les interesa es “vender sus servicios”.

Esto no sería poco ético si se informara con la verdad a los que no conocen el lugar y si la página mostrara fotos reales de los ambientes, por el contrario, las imágenes usadas, son extraídas de Internet, hay algo que se conoce como publicidad engañosa.

Realizando consultas, pudimos saber que los geriátricos en la Ciudad de Buenos Aires, tienen que cumplimentar con determinados requisitos para la internación de un abuelo, algo que en la provincia de Buenos Aires no existe, ni siquiera pueden los familiares asesorarse como corresponde para alternativas a la internación.

Especialistas consultados por El Sindical, nos confirmaron que el proceso de trasladar a un anciano a un geriátrico debería ser indicado por un médico psiquiatra especialista en tercera edad, ya que siempre es traumático erradicar de su hogar a un anciano que bien podría recibir cuidados en su domicilio.

Por su parte el titular de PAMI local, el señor Landaburu, nos aseguró que no es tan sencillo como se cree internar a un anciano si este no quiere la internación y que deberían seguirse ciertos requerimientos formales.

La señora Silvia, ante la consulta si los abuelos ingresan cumplimentando alguno de los pasos que nos señalaron nos dijo que no y que eso no es relevante porque hasta ahora no han tenido reclamos, esperamos que alguien del mencionado lugar rectifique o ratifique estos dichos para tranquilidad de todos, respecto a que los derechos de los abuelos no se terminan al pasar el Riachuelo y evitar posibles abusos de familiares, que por comodidad intentan “sacarse” el “problema” internando a quien le dio la vida.

Si como sociedad, seguimos mirando a otro lado, olvidando que todos llegaremos a ser ancianos y nadie conoce en qué condiciones, no podemos educar con el ejemplo de que lo que molesta se “archiva”, hay una enorme hipocresía en muchos de los defensores de los geriátricos, que son necesarios en casos muy puntuales, no se exime la responsabilidad moral y de los afectos delegando el cuidado de los mayores en centros “especializados”, mucho menos cuando no les preocupa las condiciones del lugar, sino si hay un lugar para sacarse al anciano.

Exhortamos desde nuestro medio al municipio, al PAMI, a la Gobernación, al Ministerio de Salud, a elaborar propuestas claras para los ancianos, no alcanza con lo que hoy les ofrece el Estado, pero también es un compromiso de todos como ciudadanos, como hijos, como nietos, como personas.

No podemos olvidarnos de los ancianos que murieron en un incendio importante en la localidad de Gerli, muchos de los cuales murieron quemados porque se encontraban medicados o se sospecha con ataduras a las camas, en un lugar que no reunía las condiciones de seguridad, pero que se encontraba habilitado en principio para una cantidad menor de ancianos y que no habían declarado las reformas.

 

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw