Avellaneda: El municipio de los «negocios» por izquierda

Si hay algo que no se puede ocultar, es la enorme CORRUPCIÓN que día a día se ve en las calles de Avellaneda, donde cualquier pícaro realiza actividades sin habilitación, pero peor aún, esos mismos se creen que por PAGAR a funcionarios corruptos pueden hacer lo que quieren.

Curiosamente, los supuestos representantes de los vecinos, los «honorables concejales» miran para otro lado y otros tienen sus «quintitas».

Son miles las quejas de vecinos por la impunidad con la que se manejan estos infractores que creen que ese pago los habilita a hacer lo que quieren sin que nadie les llame la atención y si un vecino les pide moderación lo insultan y amenazan.

En esa condición ilegal encontramos en el municipio un mundo «paralelo», mientras la mayoría de los vecinos pagamos impuestos, llevamos una vida ordenada y de trabajo que es el único que aporta al crecimiento del país, otro «vivos» evaden impuestos, contratan a necesitados en negro y hasta se creen dueños de la calle.

Vamos a señalar algunas actividades para que el intendente Jorge Ferraresi se entere:

Empresas de logística, a pesar de la Ordenanza municipal que prohíbe con criterio el estacionamiento de camiones y su circulación, especialmente en barrios y zonas residenciales, es común ver camiones de gran porte circulando por cualquier calle, arrancando cables, derribando postes, dañando autos, deteriorando el asfalto y frentes de domicilios sin que nadie controle nada, un ejemplo diario de que nadie controla es la calle Heredia entre Tres Sargentos y Sarmiento en Gerli, donde la fábrica Pozo de galletitas estaciona sus camiones por la calle Nazar y sus proveedores se adueñan de la calle Heredia generando un caos de tránsito y obligando muchas veces a la empresa 247 de colectivos a circular por el interior del barrio, como si fuera poco una logística denominada TSL, estaciona sus camiones en cualquier lado, nadie se explica como el lugar fue habilitado si carece de playón.

Las remiserías de Avellaneda, en un 80% poseen vehículos que no cuentan con habilitación y mucho menos verificación técnica para circular, ocupan el espacio público y no respetan la limitación de dos autos y el espacio señalizado, carecen del seguro correspondiente lo que expone a sus pasajeros en caso de accidentes.

Talleres de autos y motos sin habilitaciones que son clausurados pero al no haber un control vuelven a abrir rompiendo las fajas de clausura, la mayoría con problemas con los vecinos por estacionar los autos en las veredas, en las ochavas y enojarse cuando les reclaman, varios además han sido allanados y encontradas autopartes, pero eso parece no importar a las autoridades.

Parrillas improvisadas donde se producen ruidosas reuniones, con el peor ambiente local, manejadas por algunos conocidos «barras» donde se suele ver a funcionarios y empleados municipales.

Los famosos y problemáticos «trapitos» siguen haciendo de las suyas, algunos violentos con los conductores incluso cuando reclaman un pago por estacionar en zonas de libre estacionamiento. Todo se complica más los días de partido de fútbol.

En esos días también aparecen los vendedores ambulantes, ocupan veredas, la calle ya que muchos tiran parrillas al suelo, maltratan e insultan a quienes buscan donde estacionar y no tienen problema alguno en gritar que ellos PAGARON para estar ahí, obviamente algún corrupto se beneficia de esas «habilitaciones» donde no hay documento alguno que identifique al vendedor, mucho menos control alguno de bromatología que sería lo correcto, es decir, maltratan, amenazan, dañan y ponen en riesgo la salud de sus consumidores. Vale aclarar que no se trata de necesitados buscando sobrevivir a la crisis, como se puede ver en la foto, varios poseen autos de un valor que supera los 700 mil pesos y otros se mueven en importantes camionetas, los «vivos» que lucran aprovechando la voracidad de los corruptos que perjudican a todos.

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *