Aumentó el temor y la preocupación por la mayor venta de drogas en las villas

procedimiento-villaUna encuesta de una universidad privada registró que el narcotráfico produce intranquilidad en 7 de cada 10 habitantes de asentamientos precarios. El índice de sensación de inseguridad también se mantuvo en números altos.

Un sondeo realizado por el Observatorio de la Deuda Social Argentina, dependiente de la Universidad Católica (UCA), registró que los traficantes de estupefacientes tomaron una mayor notoriedad en los asentamientos vulnerables del país. Según el relevamiento, el 64,2 % de sus habitantes afirmó que en 2011 era visible la presencia de narcos en las villas de emergencia. Comparativamente, la cifra representa un significativo aumento con relación al 48,5 % que en 2010 reconocía la existencia de vendedores de estupefacientes en los asentamientos.

El instituto de investigación de la casa de estudios terminó de analizar esta semana las respuestas de las 20.740 personas que participaron del sondeo, en la que fueron consultadas sobre problemáticas socioeconómicas vivenciadas durante el 2011. La muestra tomó residentes de la ciudad de Buenos Aires, el conurbano bonaerense y veinte centros urbanos del interior del país.

El relevamiento percibió que la sensación de inseguridad continúa siendo elevada al ser registrada en 8 de cada 10 casos. Además, cobró una mayor importancia el riesgo que atañe al tráfico minorista de estupefacientes.

En los barrios más pobres, el narcotráfico alcanza un mayor impacto al aparecer como una compañía permanente y condicionante de la vida. Por su parte, el temor ante la presencia de narcos en los sectores de clase media se mantuvo constante. En este caso, el 21,8 % relevado para 2011 casi ni se diferencia del 21,2 registrado en 2010.

«Asimismo, si se analizan los resultados según aglomerado urbano, se observa que el temor es mayor entre los hogares que perciben venta o tráfico de drogas en todos los casos estudiados, pero dicha relación se profundiza en las ciudades del interior, para colocarse el miedo al delito en torno del 60% en presencia de drogas y bajar al 40% en ausencia de las mismas», concluye el estudio elaborado por los investigadores Agustín Salvia y Carolina Moreno.

Pese al aumento de la presencia policial en los barrios carenciados, los índices de percepción del delito no bajan en los residentes, lo que afecta su calidad de vida.  «El sentimiento de inseguridad nunca ha sido un reflejo de los índices de delito y exhibe una autonomía relativa: suele aumentar al incrementarse la victimización, pero una vez instalado como problema social, no baja aunque las tasas de delito sí lo hagan”, destaca el análisis.

La respuesta de Berni

Por su parte, el secretario de Seguridad, Sergio Berni, admitió hoy que se ha incrementado la acción del narcotráfico en las villas, pero aseveró que por las tareas policiales se ha «reducido mucho la venta de drogas» en esos asentamientos y el resto de la Capital Federal.

De esta manera, Berni coincidió con el informe realizado la UCA al afirmar que «comparte» las conclusiones esbozadas allí. «Las características físicas de esos asentamientos permite la residencia de los narcotraficantes», manifestó el funcionario nacional, quien añadió que estos delincuentes, por ejemplo, «irrumpen en una vivienda de la villa, se instalan durante 15 días para operar desde allí y después se mudan rápidamente».

En diálogo con Radio 10, el secretario destacó que «a partir del año pasado» ante la mayor presencia de bandas narco en estas zonas, se puso en funcionamiento «un cuadro de prevención barrial» de la Policía Federal con el entrenamiento de operar «en estos sectores de mayor vulnerabilidad».

«Hemos decidido tener una presencia muy fuerte en villas como la 31, 31 bis, 1-1114, 20, Fátima, Zavaleta, ente otras», remarcó Berni respecto al combate contra el narcotráfico.

«La gente cree que los mayores hechos de inseguridad ocurren sólo en Belgrano, Recoleta o Núñez, pero eso se da en barrios vulnerables, donde los vecinos están encerrados detrás de rejas en sus precarias casitas», puntualizó Berni.

A pesar de que la percepción de victimización aumentó, el funcionario destacó que el año pasado se han detenido a «más de 500 narcotraficantes» en la Capital Federal y quese «redujo muchísimo la venta de drogas en las villas y en toda la capital» del país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *