Amaranta Hank; de periodista colombiana a estrella porno

   Amaranta Hank lo afirma sin vueltas: “Me encanta que me vean teniendo sexo”. Ella abandonó su vocación de periodista para convertirse en estrella del mundo de la películas porno.

Ella era -hasta ahora- una reconocida y muy bella periodista colombiana, pero ha decidido dar un violento cambio a su vida, aunque eso haya significado alejarse de su propia familia.

«Creo que el periodismo en general no se ha tomado en serio a las actrices porno, solo se acercan cuando necesitan un especial escandaloso para subir el número de vistas. Ahí es cuando hacen algún reportaje a grandes rasgos de lo que puede ser la industria. Pero en general, el porno es lo que no se muestra, es el tema de vergüenza. No es común que un medio acuda a una actriz porno como columnista, analista o fuente, porque para los medios una actriz no es más que un símbolo sexual, no un ser pensante en un trabajo que puede revolucionar el mundo», dijo la hermosa Amaranta.

Sus casi 86 mil seguidores en Twitter y otros cientos de miles en Instagram dan verdadera cuenta y muestra de su creciente popularidad.

Amaranta Hank se propuso, en principio, apostar a una industria estigmatizada para proponer algo diferente. Proyectar deseos y fantasías delante de una cámara, y todo completamente despojada de ropa.

La prensa no dudó ni un instante en preguntarle. ¿Por qué sos actriz porno y qué mirada tenés sobre vos misma respecto al común de las actrices?

No me hice actriz porno por dinero, aunque debo reconocer que se gana mucho mejor. No es fácil vivir como periodista, arriesgando la vida por un sueldo que a veces resulta miserable. El porno resulta un buen negocio si comprendes que esto no va a durar toda la vida, que las grandes ganancias son temporales. Soy actriz porno porque me encanta el sexo y porque estoy segura que en la pornografía voy a poder cumplir las fantasías sexuales que no podría en la cotidianidad. También lo soy porque me encanta que me vean tener sexo. Por las demás actrices siento una admiración tremenda cuando sé que hacen porno por placer. Son mujeres libres y valientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *