Alertan que podrían haber nuevos despidos en la ex Cresta Roja

  El delegado Matías Baffini indicó que 165 trabajadores, de los 500 que se encuentran en estado de alerta, podrían quedar en la calle si no aceptan de forma inmediata la propuesta de los nuevos propietarios. “En este momento son más de mil personas que viven con incertidumbre y no saben qué es lo que va a pasar con su futuro”, apuntó.

El conflicto en Cresta Roja suma un nuevo capítulo luego de que Granja Tres Arroyos, actual propietaria de la avícola, anunciara que habrá 165 despidos inmediatos si los trabajadores no aceptan el plan operativo de la firma.

El delegado del Sindicato de Trabajadores de Industria de la Alimentación (STIA) Matías Baffini explicó que del total de 2300 operarios que trabajaban en las faenadoras antes de la quiebra, solo 1300 conservaron su puesto de trabajo y, de ese total, hay casi 700 que corren peligro de quedar en la calle.

“Nuestro planteo, desde el primer momento, fue que el total de los trabajadores tiene que conservar sus puestos de trabajo. En este momento son más de mil personas que viven con incertidumbre y no saben qué es lo que va a pasar con su futuro. Nosotros lo único que buscamos es la continuidad de los puestos de trabajo”, explicó Baffini.

El plan operativo de Granja Tres Arroyos contempla entregar a los trabajadores que acepten una suma fija de 10 mil pesos mensuales durante un año en el marco del Programa de Recuperación Productiva (REPRO) del Ministerio de Trabajo para aquellos que no puedan retomar sus puestos de trabajo de forma inmediata.

Sin embargo, desde el gremio de la Alimentación no están de acuerdo con el plan operativo porque “es un probable que deje más de 500 trabajadores en la calle”, pero los otros gremios minoritarios sí aceptaron, por lo que se sienten más desprotegidos a la hora de mantener el plan de lucha.

“Para tener una empresa tan grande como Cresta Roja hay que tener espalda, y hoy los únicos que tienen espalda son Tres Arroyos, pero tampoco quieren mantener los puestos de trabajo de la gente, quieren hacer la misma producción con menos gente en las plantas”, lamentó. “(El Gobierno) Dijo que era una empresa modelo de reactivación y que iba a ser el futuro de otras fuentes de trabajo, pero la reactivación nunca llegó. Hemos tenido miles de reuniones con el Ministerio de Trabajo pero nunca recibimos ninguna respuesta”, expresó.

Presencia policial. Tras el cruce con Gendarmería, Baffini afirmó que “para dar una señal”, los trabajadores decidieron no cortar la ruta 205, con el objetivo de demostrar que están “buscando el diálogo”. “La planta está rodeada por más de mil gendarmes, prácticamente está militarizada”, señaló.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *