Alejandra Sobrado la jueza que genera indignación en las redes sociales

  Alejandra Sobrado, es hoy titular del Juzgado de Familia N° 2 del Polo Judicial de Avellaneda y su único mérito para llegar a la magistratura fue el haber tenido una íntima relación de «amistad» con el ex intendente Cacho Álvarez, responsable político de la calidad de los funcionarios judiciales del Polo de Avellaneda, al que los vecinos cada día putean más por la displicencia para el trabajo y la mala atención.

Ya Alejandra Sobrado era muy cuestionada como titular de lo que era el Servicio Local de atención a los menores, hoy transformados en DINAF, que deberían ocuparse de velar por los derechos de los niños, niñas y adolescentes, pero que no son otra cosa por lo menos en el caso de Avellaneda, que un refugio para militantes políticos y justificar los sueldos.

Con una pésima imagen como funcionaria, su mentor Cacho Álvarez la pudo colocar como jueza de familia y así Sobrado sin méritos pasó a ganarse como en una lotería la condición de Su Señoría.

Como era de esperarse, quien no aprende con los años, quien no hace méritos, tarde o temprano repite lo incorrecto y Sobrado no es la excepción, su juzgado es uno de los que más quejas recibe y cada presentación suya en las redes genera cientos de post en su contra, pasa que es una abogada con una visión muy particular del concepto de familia, que incluye una lenta valoración de los menores en riesgo y más lenta aún su capacidad para dictar medidas que garanticen los derechos de los niños, ni hablar de su deslúcido proceder en casos de violencia familiar o de género.

A pesar de que su proceder es el de negar a quienes lo solicitan entrevistar o atenderlos, con empleados en la mesa de entradas que tienen mucha escuela de la calle para ser maleducados y burlarse de los ciudadanos, pero poca formación a la hora de justificar por qué la jueza no recibe a nadie y en otras oportunidades les hecen perder el tiempo a las personas con enviarlas a que el abogado haga un pedido que luego no van a atender.

Sobrado como jueza es una caja de incongruencias rara, dependiendo el día de su estado de humor (son muy pocos los que está bien) puede llegar a conmoverse con algún reclamo y acercarse personalmente unos minutos a realizar alguna sugerencia, pero lo habitual es que mire por las cámaras instaladas, como sus «perros» auyentan desde el mostrador a los «molestos» que pretenden una entrevista con Su Señoría.

Como era de esperar este 25 de noviembre del 2017, los impresentables exponentes locales de CAMBIEMOS, necesitaban algo para subir a las redes, ya sin timbreos, les pareció bueno organizar una charla sobre la NO VIOLENCIA A LAS MUJERES, justo ellos, y como en Avellaneda el «cerebro» de organizar convocatorias es Cacho Álvarez, se decanta que una de las invitadas iba a ser justamente la jueza de familia Alejandra Sobrado, ni bien aparecieron las primeras fotos en las redes sociales del evento, subidas por uno de los concejales de CAMBIEMOS, comenzaron las criticas a la jueza Sobrado y en mi caso la extendí al funcionario de Jorge Ferraresi, Claudio Yacoy secretario de DDHH del municipio, un impresentable e hipócrita como tantos otros que se cuelgan de lo que sea para disimular.

Los cambios reales comienzan con romper el silencio cómplice, con no permitir que los que nunca hacen nada, aprovechen esos días para «vendernos» que a ellos les interesa el dolor o el sufrimiento del otro, estos personajes locales solo han buscado el poder y los beneficios que ese poder les da, justamente por falta de participación de los ciudadanos, por falta de control, pero especialmente por quedarse callados y permitir que estos oportunistas se enquisten en el Estado.

 

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

Un comentario de “Alejandra Sobrado la jueza que genera indignación en las redes sociales

  1. el dia 4 de diciembre esta jueza me saco mi nieto y se lo restituyo al padre, un padre que cuando el nene tenia 9 meses hecho de la casa a mi hija y al nene, sin importarle nada, desde ese momento me hice cargo de ambos , lamentablemente mi niña fallecio el 12 de agosto y segui cuidando a mi nieto, que me falto decir tiene una discapacidad motriz (nacio con pie bot), el padre incumplio con el acuerdo hecho con mi hija y homologado por la jueza sobrado, veia al nene cuando queria y del dinero ni hablar, la jueza le habia exigido no menos de 3000$ mensuales y el pagaba lo que queria, si llegaba a 1000 mensuales era mucho, desde que fallecio mi hija cubri todos los tratamientos del niño, kinesiologia, neurologos, psicopedagogos etc, todo lo abone yo de mi bolsillo, el padre jamas puso 1 peso, mis abogados pusieron una cautelar con medida de no innovar y la jueza saca veredicto antes de leer la misma y expedirse sobre ello, condena a un niño a vivir con una persona que jamas le dio la mas minima atencion ni cariño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *