AJB: Cuando trabajar es un riesgo

La caída de parte de un techo en un Tribunal de Zárate puso en serio riesgo la salud de una trabajadora. Pese a los reiterados reclamos del gremio, no hay soluciones de fondo a la crisis de infraestructura en el Poder Judicial.

Días atrás, en el Tribunal de Trabajo Nº1 de Zárate cayó parte del cielorraso sobre el escritorio de una de las trabajadoras que desarrollaba sus tareas en la mesa de entradas, poniendo en riesgo su integridad física. Rápidamente la Delegación de Arquitectura se hizo presente en el lugar, limpió la oficina y lxs trabajadorxs retomaron sus tareas normalmente, sin que se tomara ningún tipo de recaudo ante una eventual nueva caída.

Que todos los departamentos judiciales de la provincia sufren grandes problemas edilicios que ponen en riesgo la salud y la integridad física de lxs trabajadorxs, no es ninguna novedad. Año tras año, la AJB ha presentado innumerables reclamos ante la Suprema Corte y la Procuración General para que ir a trabajar no ponga en jaque la vida de lxs trabajadorxs.

Sin embargo, la decisión de no invertir en infraestructura genera que a pesar de los reclamos, las inspecciones y los compromisos asumidos por las autoridades responsables, las soluciones de fondo no llegan. Así, muchos inmuebles tienen problemas de falta agua, de luz o calefacción, paredes electrificadas, pérdidas de gas, inundaciones, desplome de mampostería o invasión de ratas y plagas, solo por enumerar algunos ejemplos.

“Lxs judiciales no debemos naturalizar las condiciones insalubres de trabajo. No podemos poner en juego nuestra vida cada vez que vamos a trabajar, por lo que debemos organizarnos y seguir reclamando para que los edificios estén en buenas condiciones, tanto para lxs trabajadores como para el público en general. Y cuando no estén dadas las condiciones de seguridad e higiene, con el sindicato a la cabeza debemos hacer valer nuestro derecho de retener la prestación de tareas hasta que lleguen las soluciones”, afirmó Pablo Abramovich, secretario General de la AJB.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *