A tres años y sin detenidos, cierran la investigación por el crimen de Matías González

A más de tres años del crimen de Matías González, un joven de 20 años asesinado en Ingeniero Budge, la justicia cerró la causa por falta de pruebas y la familia espera poder reabrirla por segunda vez. 

Sandra Seguí, madre del joven de 20 años asesinado, aseguró: “Matías se merece justicia. Me pidieron disculpas de los tribunales pero yo no quiero sus disculpas. Yo quiero que vaya a la cárcel la persona que lo mató”. 

Matías fue asesinado el 22 de enero de 2016 de un disparo en la cabeza. Según lo relatado, él quiso intervenir en una pelea entre un hombre y una mujer que estaba siendo maltratada y el hombre le habría disparado en la cabeza. 

Seguí sostiene que “si hay pruebas” y que “todo lleva a la misma persona”. “Hay un identikit de una testigo que lo vio, habían probado con quien había mantenido la discusión, varios testigos que vieron el intercambio contaron los hechos”, aseveró la madre de la víctima. 

Además contó que tiene 30 días para hacer un recurso extraordinario para pedir una apelación pero que después de ese tiempo no podrá reabrirse. “Yo no me quiero conformar con eso. No lo condenaron porque un fiscal decidió no elevarlo a juicio donde se podía debatir, presentar las pruebas. Tenía el derecho a un juicio justo y público Matias”, criticó. 

Según contó la madre de la víctima,  el año pasado cerraron la causa por las mismas razones pero la familia envió una carta a la procuración y logró reabrirla. “El fiscal Carrión me dijo que la UFI había trabajado mal, que nada era concreto y que no se podía hacer un juicio sin pruebas”, contó. 

En este sentido, apuntó que “estaba todo dado para que lo lleven a juicio al acusado” y que por mas que no fuera condenado quería llegar a que “lo juzguen”. “En el juicio se iba a poder ver si merecía una pena pero ahora yo no creo mas en la justicia”, manifestó. 

Matías fue asesinado frente a su vivienda, en Baradero, entre Montiel y Guaminí, en Ingeniero Budge. El joven había salido a comprar una bebida y una hamburguesa cuando se cruzó con un auto estacionado en el que un hombre discutía y maltrataba a una mujer. El joven intervino y discutió con el hombre pero continuó su camino hacia el kiosco y mientras esperaba, recibió un disparo por la espalda.

Fuente: Diario Conurbano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *