7 antecedentes nefastos de Horacio Piombo, el juez del escándalo

Horacio-Piombo-despachoEl magistrado que redujo la pena de un violador, argumentando que la víctima, un niño de 6 años, es homosexual «y está acostumbrado a los abusos» tiene una abultada lista de casos en los que falló de manera similar.

Nefasto. No debe existir otro calificativo para el fallo de la Cámara de Casación bonaerense, que le redujo la pena a un violador, porque su víctima –un nene de 6 años- «es gay, ya tiene su sexualidad definida» y «estaba habituado a que lo abusen».

El juez Horacio Piombo fue uno de los que salió en los medios a defender su decisión. Para Piombo, la reducción de la pena es justa porque el menor «ya había sufrido el impacto de lo gravemente ultrajante que es la iniciación que le hizo el padre en el peor de los mundos. Es decir, un padre que conmueve a sus hijos llevándolos a la depravación». «Como consecuencia de esa experiencia había quedado en el menor una huella de travestismo, de una conducta que realmente teníamos que tener en cuenta en un proceso cuyo objeto procesal es juzgar a una persona, no el menor, no la sociedad, no el padre, sino una persona que cometió actos impúdicos con el menor con posterioridad», justificó Piombo.

Pero los antecedentes de Piombo en la Justicia no son menos nefastos. Diario Popular elaboró una lista de 7 casos en los que el juez tuvo fallos cuestionables.

      En marzo de 2015, redujo de 20 a 8 años la condena de Alberto Manarinno, condenado por violar a sus hijas. El argumento fue que las víctimas entraron en contradicciones y, ante la duda, benefició al violador.

*         En 2014, aprobó la reducción de 40 a 25 años de la pena a un profesor de música que, en Bahía Blanca, abusó de cuatro niñas de entre 6 y 9 años. Su justificación fue que la pena era exagerada para el delito que se juzgaba, ya que era equivalente a la que se podía aplicar a un asesino serial.

        En 2012, aprobó la libertad asistida para un hombre que había sido condenado por la violación de su hijastra de 12 años.

*         En 2011, falló a favor de la libertad del pastor Francisco Ávalos, quien había sido condenado en primera instancia por el abuso sexual de dos adolescentes de 14 y 16 años a las que había dejado embarazadas. Piombo justificó su decisión, argumentando que no había configuración del delito de «corrupción de menores», porque se trataba de «mujeres que viven en comunidades en las que el nivel social acepta relaciones a edades muy bajas» y que «además poseían experiencia sexual».

        También en 2011, redujo la pena (de 17 a 10 años) que se le había aplicado a un hombre por femicidio.  El asesino había acuchillado a su esposa y luego la había matado a martillazos, pero Piombo tuvo en cuenta que el femicida confesó su crimen y argumentó que su pareja había puesto en duda su heterosexualidad y que le habría confesado que tenía un amante. Por eso, consideró que el asesino tenía un estado emocional provocado por «la actitud casi provocativa que la víctima venía exhibiendo al momento de producirse el altercado final».

*         En 2006 le redujo la pena a un violador, sustentando su fallo en una supuesta psicopatología del victimario. El condenado, Alberto Fabián Salas, consiguió que su pena se redujera de 17 a 14 años.

        En 2002, cuando la Sala I del Tribunal de Casación bonaerense confirmó la condena a prisión perpetua para el comisario Alfredo Franchiotti por el asesinato de los piqueteros Maximiliano Kosteki y Darío Santillán, el juez Piombo votó en disidencia.

 

Fuente: Diario Popular

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *